728 x 90

¡¡Barcelona!!

img

Un jóven de 18 años, musulmán de nacionalidad marroquí, es el presunto responsable del cobarde ataque a peatones en la tarde de ayer mientras paseaban alegremente por las Ramblas de esta ciudad. Gracias a internet podemos visualizar imágenes de la estupenda alameda bordeada de árboles  por la que suelen deambular tranquilamente los viandantes, desde la Plaza Cataluña hasta el Puerto pasando por la Rambla de las Flores. Hoy flores y ciudadanos enlutados por causa de la vileza de un grupo extremista instalado en cierta localidad de los alrededores. En un pueblito vecino también han hecho estallar una bomba en una casa, la escogieron al azar, por un capricho de la irracionalidad, la familia estaba pacíficamente en su casa, tal vez cenando. Más tarde en Cambril, un balneario cercano, también embistieron a los peatones. Han fallecido más de 13 personas, 15 están al borde de la muerte, y hay cerca de 80 heridos entre  residentes, mossos (policías) y turistas. Uno (o una) de los fallecidos de nacionalidad peruana, a cuya familia le hago llegar mis condolencias.  

¿Qué mecanismo mental se desencadena dentro del cerebro de un hombre que le permite cometer genocidio? O que lo insta a asesinar a una sola persona, es igual. Ningún psiquiatra ni teólogo ha encontrado aún la respuesta. Si somos cristianos podemos creer que espíritus demoniacos se han apoderado del alma de ese hombre. Por el contrario, cantidad de musulmanes creen que ha obrado con justicia en nombre de la “guerra santa”, evidentemente hablo de los yihadistas que ya reivindicaron el atentado. ¡Pero muchos otros no! Y quiero romper aquí una lanza por Marruecos, país en el que residí hasta hace poco por espacio de seis años, que me brindó su hospitalidad y en el cual conocí marroquíes totalmente pacíficos, conscientes y bondadosos, quienes no comparten en absoluto semejante violencia. Los criminales son enfermos mentales, y los hay de todas las nacionalidades. La mayoría de ellos deseosos de llamar la atención en los medios, y con tal de salir de su anonimato son capaces de cualquier atrocidad, aunque también opino que la verdadera causa es la cobardía, pues en todos ellos anida el instinto sádico. Si además le añadimos el ingrediente religioso o racista como acicate, el profundo vacío causado por ausencia de educación, la frustración económica, etc. entonces ya resulta del todo imposible calcular los efectos del mortal coctél.

Por otro lado me resulta del todo inaceptable que sólo Alemania haya dictado una ley que intercede con las redes sociales, y los demás países ¿qué esperan? Dicha norma obliga a Facebook y Twitter rechazar el dominio de webs racistas y eliminar a todo tuitero que aplauda los actos terroristas (que encima se ceban amenazando con nuevos actos de terror). O de cualquier otro dispositivo del cyber espacio que permita recabar fondos o reclutar entusiastas deseosos de unirse a grupos extremistas. ¿Porqué recién acaba de salir esta ley? ¿Porqué no la dictaron hace años, cuando todavía el autodenominado Estado Islámico aún no había logrado integrar a sus filas a miles de seguidores? Cuando todavía no  habían propagado su letal mensaje por todo el mundo, como lo han logrado hacer gracias a las famosas redes sociales. ¿Cuántos jóvenes viven extasiados ante la imagen de su héroe Zückerberg, fundador de Facebook (por poner un sólo ejemplo) sin cuestionar la responsabilidad eminente que han tenido hasta hoy las redes sociales en este espinoso asunto del terrorismo? Muchos países consideran que la reciente ley - acertadamente impuesta por Alemania - podría vulnerar las libertades inherentes al cyber espacio. Alguna forma ha de haber para que la ley se aplique únicamente donde se encuentra focalizado el problema sin que afecte al resto del organismo. Yo tampoco quiero que restrinjan mi libertad de internauta, pero que le pregunten a los deudos del atentado de ayer si no creen que es urgente que todos los países del mundo  pongan esta ley en vigor desde mañana, sin esperar un día más, con la esperanza de reducir la comunicación entre aquellos apasionados del crimen organizado.  

A todos los familiares de las victimas va nuestro sincero sentimiento.

A todos mis lectores les sugiero escuchar la voz de Montserrat Caballé junto a Freddy Mercury cantando “¡BARCELONA!”

IR A COMENTARIOS

    Comentarios