728 x 90

COP22 Marrakech I, por Elvira Roca-Rey

img

Foto: climaticocambio.com

Para algunos lectores que siguen mi columna (de manifiesto carácter bloguero) será un placer ubicarse en estos momentos en una ciudad cuyos secretos ya conocen casi por entero en virtud de tanta información brindada. En cuanto a los que no las leyeron,  sugiero que les echen un vistazo para que descubran su fascinante historia a fin de seguir el hilo conductor que nos llevará a comprender más claramente lo que está sucediendo actualmente aquí, pues este encuentro resulta ser pieza fundamental en el puzzle de la historia universal.  También describo con lujo de detalles el esplendor de esta ciudad de las Mil y una noches en mis artículos que se detienen en Setiembre del 2015, el último de los seis años que tuve el placer de vivir en la “ville rouge”. Hoy en día centro de la atención mundial pues ayer quedó inaugurada la 22aba Conferencia Mundial del Medio Ambiente que organiza anualmente las Naciones Unidas. 

Este por supuesto es el mayor evento del año para Marrakech, los grandes del mundo se han dado cita aquí entre el 07 y el 18 de Noviembre para la “Ratificación del Acuerdo de Paris”. Prioridad de los temas pendientes en agenda: “la atenuación de los efectos del cambio climático e innovación en materia de adaptación”. Tendrán también por misión “desarrollar los útiles operacionales en el cuadro del Plan Paris-Lima, y a continuación Paris- Marrakech”, según había anunciado la Ministra marroquí del Medio Ambiente, Hakima El Haïté, en la Asamblea General de la ONU que tuvo lugar en diciembre del 2014. Allí declaró que “Lima es la COP de las negociaciones y Paris la de las decisiones, pero la COP22 de Marrakech será la conferencia de la acción”.

El evento se desarrolla en Bab Ighli frente al lujoso Hôtel El Mansour, legendario por haber recibido y seguir recibiendo a personalidades tales como Winston Churchill, Kennedy, Orson Wells, etc. En un área inmensa al exterior de las viejas murallas rojizas que rodean la Medina (la ciudad antigua),  se ha concebido especialmente para la ocasión una especie de “village”. Marrakech se ha volcado por completo en los preparativos, la cartelera rebosa de actividades y los Green sites de internet conectados a la COP22 son infinitos, naturalmente el sector turístico se ha visto gratamente beneficiado pues hoy “Marrakech es una fiesta”. Por toda la urbe se desarrollan pequeños eventos vinculados al tema, multitudinarios desfiles de música y danzas a lo largo de las principales  avenidas, en algunos Hoteles y clubes han inventado desfiles de moda ecológicos, exhibición de los novedosos carros eléctricos, exposiciones de fotos, charlas, talleres sobre granjas-bío, cursos de permacultura, conciertos, maratón de bicis, además del exitoso programa “un millón de árboles plantados”.  La Plaza de Jemâa el Fná luce más radiante que nunca, sus numerosos puestos de comida iluminados por farolitos de Aladino ofertando un sinfín de viandas exóticas, hombres que escupen fuego, tambores de Mauritania retumbando por todos lados, contadores de cuentos blandiendo sus sables, saltimbanquis formando pirámides.  No ha faltado el espíritu crítico, una comedia que se burla de las negociaciones y de los resultados de las últimas reuniones de la COP,  muy graciosa, se llama “Kyoto for ever”. Hasta se ha construido un nuevo y muy bonito Aeropuerto en la Menara.  

El gobierno marroquí ha invertido la bagatela de 300 000 000 DH, además de los otros sponsors: La Unión Europea; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo; el fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y Canadá.  

IR A COMENTARIOS

    Comentarios