728 x 90

Drama, donde nacen los poetas - Parte I

img

En realidad los artistas y poetas nacen por todas partes pero éste ha nacido en Drama, una pequeña ciudad en la Prefectura de Macedonia Oriental, y se llama Fotis Galanópoulos. Me invita a un café en la Galería de Arte Melánizros cerca del antiguo Estadio Panazenaico, donde expone todos los años. Lo he elegido como una de las voces poéticas y la expresión plástica madura más representativa entre decenas de excelentes intelectuales y pintores locales, activos en las primeras décadas del siglo XXI aquí en Atenas. Le calculo unos 55,  su gesto contradice sorprendentemente su pintura, a su edad no hay sombra sobre su frente, no hay arrugas surcando el entrecejo, su sonrisa es plácida, podría ser un risueño fabricante de chocolates caseros. Me responde que la vida es demasiado hermosa para fruncir el ceño y yo estoy totalmente de acuerdo, reímos al unísono. Pero al girar el rostro me encuentro de nuevo con el manifiesto dramatismo de sus cuadros donde predomina la acción decidida, el brochazo fuerte y denso, cargado de grueso óleo, cada pincelada un golpe corto y duro. Me dice que no usa ni pincel ni brochas, sólo su cuchillo. Lo imagino luchando contra el aire a chavetazos de colores, haciéndole  frente al vacío del lienzo. No puedo dejar de nombrarle a Van Gogh, por la personalidad patente del trazo tan recio y la expresión cromática, pero también hago la asociación a causa de la obstinada presencia de las espirales. Al mismo tiempo he invocado el nombre de Munch, pues me trae remembranza de sus cielos verdes poblados de negros nubarrones. 

 - Me han dicho que tu región es muy boscosa, con muchos lagos, sin embargo es el mar el que está presente en casi todos tus cuadros, pero estás a 30 km de la costa ¿no? 

- Oh si, el mar es una obsesión que habita mi cerebro, mejor dicho siento que vivo bajo el mar.

- ¡Al fin encuentro a Poseidón! Era de esperar que pintases los bellos bosques que circundan tu estudio.

- ¡Pero… si mi estudio está en un sótano, en plena ciudad!

- ¿Qué…? Veo en esta exposición cielos y mares turbulentos, y barcos en el ojo de la tormenta, casi siempre barcos, o algún otro elemento figurativo como un referente de la realidad en medio de la abstracción.

- Sí, soy esa mixtura. ¿Cuál te llama más?

- “El Gran colisionador de hadrones de Ginebra”.

- ¿Quééé? ¿Cuál es ese? ¡Muéstramelo!

Damos una vuelta por la amplia galería donde el color vibrante de Fotis refulge bajo las luces. Todos los cuadros bastante intrigantes. Trozos de tierra, o tal vez raíces, flotando sobre un fondo sideral. Un atisbo diluido de Don Quijote al fondo de la nada. Su vecino: una perforación petrolera en los abismos del zócalo marino. Otro vecino del Quijote: un pedazo de planeta que se sostiene sobre su pivote, como un diamante. Ninguno es exactamente lo que describo, a veces se descubre un puerto, pero muchos son abstractos. No tienen título, todos bastante intrigantes. Frente a mí tengo algo parecido a un túnel deforme donde todo gira, lo he titulado “ The Large Hadron Collider of Geneva” porque es lo que veo.

- Por eso no les pongo títulos, no impongo mi criterio al visitante de mi cuadro, lo dejo que él mismo exprese su propia impresión, de este modo no hay criterio homogéneo, cada uno lo juzga con ojos muy diferentes. 

- De manera que los pintas a la sombra de un sótano en el centro de Drama, o más bien desde el epicentro del drama, porque son portentosamente dramáticos.

- Cuando tengo el lienzo en blanco frente a mí no tengo ni idea de lo que voy a pintar.

- El “horror al vacío”…

Me explica que el palette knife tiene una lámina muy fina, debe usarlo de manera muy ágil. Por primera vez le menciono el rasgo que encuentro sobresaliente: su vigoroso embate a punta de cuchilladas de color que me recuerda a…

- Van Gogh, sí claro, pero él pintaba la naturaleza, o mejor dicho cómo él la veía. Yo en cambio pinto inmerso en mi sótano, está todo dentro de mí, si me pones afuera no puedo pintar nada.

IR A COMENTARIOS

    Comentarios