728 x 90

Irresponsables y angurrientas autoridades, por Elvira Roca-Rey

img

Foto: diariocorreo.pe

Antes que nada y con inmensa pena deseo hacerle llegar mi solidaridad a los deudos de las personas fallecidas, y de aquellos que aún siguen buscando a sus familiares o vecinos desaparecidos, a todos los que perdieron a sus animales, sus casas o cultivos, a pesar de la distancia geográfica mi sincero sentimiento está con ellos.

La pérdida de vidas humanas y la situación de total desamparo en la que se encuentran actualmente los más de cien mil pobladores que se hallan actualmente sin techo, desposeídos de todo, quienes probablemente han perdido hasta la fe por causa de la serie sin fin de huaicos acaecidos en nuestro país durante las últimas semanas, tiene mucho que ver con la calidad humana de aquellas autoridades elegidas por votación ciudadana. No sólo el pecado mortal de negligencia e insensatez recae sobre aquellos que gobiernan nuestro propio país, lamentablemente la culpa mayor viene desde más arriba, desde las potencias mundiales que los países más pobres no podemos controlar, tal es el caso de los Estados Unidos, China y Rusia, entre otros.

Mientras que China es el país con el más alto índice de emisión de dióxido de carbono (excesivamente retrechera a la hora de cumplir con su compromiso respecto al proyecto de reducción del efecto invernadero), Putin anda demasiado ocupado colocando presidentes como piezas sobre el tablero de ajedrez como para tener tiempo de pronunciarse de manera decisiva sobre al asunto climático. En cuanto a Mister Trump ya se sabe, no sólo se ha negado a firmar el pacto internacional que podría contribuir a combatir los nefastos efectos del cambio en el eco sistema, sino que además se niega a reconocer que el problema es eminente. Y que la acelerada emisión de gases contaminantes que produce la comunidad humana, de más de 7.000 millones de personas sobre el planeta, es una causa cooperante en la precipitación de los desastres naturales, ¡el presidente de los Estados Unidos ha declarado repetidas veces que “no hay tal cambio climático”! Entretanto el oro negro de la industria petrolera sigue exhalando humo tóxico por la boca de su chimenea. Y aunque usted no lo crea, y a pesar de su insistente rechazo a toda la comunidad hispana y de su encono contra Méjico, asómbrese usted lector, ¡una gran cantidad de latinos votaron por él!

Pues los huaicos que han desbastado recientemente la costa peruana tienen mucho que ver con el cambio climático, los científicos nacionales y del mundo están investigando concienzudamente este acontecimiento que parece no encajar precisamente con las características de un Fenómeno del Niño normal. Por otro lado tenemos a nuestras propias autoridades más directamente involucradas en este asunto de la irresponsabilidad con relación a lo que está ocurriendo, porque las lluvias aún no han terminado de castigar a nuestro pobre país. Puesto que tanto el cambio climático como el Fenómeno del Niño son hechos reales ¿cómo es posible que hasta la fecha ningún presidente peruano a lo largo de la historia se haya preocupado de proteger a la población ejecutando una obra contundente? “No podemos evitar los desastres naturales” sería la previsible respuesta. Pero lo que todos sabemos es que lo que sí se puede es prevenir, es llevar a cabo proyectos de infraestructura que permitan mejores condiciones para desahogar los ríos por donde discurre la avalancha.

Pero sí está super claro, las quebradas son naturales desde el principio de los tiempos, y encima se llaman “Río seco”. Es decir que NO se puede construir casas dentro de su cauce, porque por allí en algún momento la avenida de lodo va a llegar. Sin embargo, con el consentimiento de nosotros mismos, las autoridades ediles siguen vendiendo terrenos en la mismísima ribera de la zona en riesgo. ¿Cómo es posible que hasta ahora no salga una ley que penalice con cadena perpetua a los responsables de los Gobiernos Municipales autores de semejante iniquidad?  Nuestro derecho ciudadano debe instarnos a solicitar del gobierno central que inicie de inmediato una campaña pública para prevenir a los compradores imprudentes, o a aquellos que se instalan indebidamente, evitando la desgracia.

¿Porqué el Presidente de Ecuador, (un país mucho más pequeño y que era mucho más débil que el nuestro) ha logrado que su gobierno realice una magnífica y gigantesca obra de canalización para protegerlos del Fenómeno del Niño? Con lo cual no sólo se han salvado vidas sino que además se han ahorrado centenares de millones de dólares en costos sociales. Pero en el Perú no se hizo hasta ahora nada semejante. ¡Qué desdicha, sólo tenemos una serie de presidentes o en prisión, o acusados de soborno! Vamos a esperanzarnos en que no habrá uno más. Hay que mirar por quien votamos, también en las municipales.

Nota dirigida a la comunidad peruana residente en Grecia y amigos del Perú: nuestra sede diplomática en Atenas ha abierto una cuenta en Alpha Bank para los posibles donantes, asequible a través del Facebook de la Embajada del Perú en la República Helénica. 

IR A COMENTARIOS

    Comentarios