728 x 90

La Pascua ortodoxa

img

Se inicia el domingo 1ero de abril, justo cuando termina la Pascua católica, como he señalado en mi artículo anterior. Es de notar la falta de acuerdo de las dos corrientes cristianas respecto a la supuesta fecha de la muerte de su redentor, pero aparte de eso,  la diferencia más patente entre ambas es la manera casi antagónica de celebrar la Pascua. En todo el ámbito del catolicismo durante la Semana Santa se venera la imagen de Jesús agonizando, la comunidad manifiesta su fidelidad cargando en pesadas andas al Cristo crucificado, es el recuerdo de su martirio y cruel muerte en redención de nuestros pecados lo que inspira y refuerza la fe en la iglesia católica. Especialmente en Sevilla y en toda Andalucía las procesiones destacan por su carácter escatológico, los Nazarenos descalzos, cargados de cadenas, fustas y otros aparejos de tortura, van dejando un reguero de sangre sobre el asfalto año tras año. En México se representa la Pasión lo más realista posible, de manera que con demasiada frecuencia el actor de turno auténticamente muere crucificado. Entre paréntesis: para que no fuese a faltar una carga extra de violencia y muerte este año además ha habido balacera en medio de la procesión mexicana. Mientras que en España varios jóvenes han declarado con desparpajo al Diario El País que no cargan las andas por espíritu religioso, sino que más bien los anima el espíritu competitivo del bodybuilding. En tanto que la famosa “Feria de Abril” o “Fiesta de toros” martirizados y asesinados en las arenas españolas  y en gran parte de Hispanoamérica coincidiendo con el fin de la Semana Santa, nos trae a la memoria el repulsivo espectáculo de los primeros cristianos sacrificados en el coliseo de Roma.

Pero los primeros cristianos no recordaron jamás a Jesús en la cruz, ni tampoco el crucifijo fue su símbolo. Era los dos peces superpuestos ¿lo recuerdan? El signo zodiacal de Piscis, con su significado esotérico e iniciático “además de ser un código para reconocerse en la clandestinidad el anagrama era una proclamación de fe”. A ellos les avergonzaba utilizar una imagen que les recordaba la muerte atroz que los romanos infligían a los peores criminales; a los primigenios seguidores del Mesías les interesaba propagar la idea de Jesús resucitado, no la del crucificado en un madero como un asesino más. En los primeros siglos no hubo pinturas ni esculturas del redentor en agonía, sólo del Cristo glorioso ascendiendo a los cielos. En las catacumbas romanas donde se escondían de la persecución aparece como el Buen Pastor, o celebrando la Última Cena, nunca muerto.  Aquí transcribo lo que nos cuenta Juan Arias sobre lo que les decía su profesor jesuita en el Instituto Bíblico de Roma: "Si vuestro padre hubiese sido condenado a la silla eléctrica o a la guillotina, seguro que, por más inocente que hubiera sido, no llevaríais en el cuello una efigie de esos instrumentos de muerte. Nadie conserva fotos de sus familiares o amigos muertos, sino vivos y felices". Recién en el año 325 dC el Concilio de Nicea sacralizó el símbolo de la cruz, y eso fue únicamente porque en medio de la progresiva decadencia de Roma el emperador Constantino el Grande necesitó el apoyo político de la numerosa y creciente comunidad cristiana, por lo que accedió a su conversión y fue él quien lo instauró como símbolo. Lo cual puede tener otra interpretación puesto que se trata del símbolo de la muerte del líder cristiano, no olvidemos que antes del trasvase fue su cruel persecutor, de alguna manera nos señala la evidencia del poder de los romanos, nos muestra el temor debido a su emperador.

En la Pascua ortodoxa no se celebran procesiones con la cruz en andas, hasta ahora he visto una sola vez la imagen de Jesús salir de su iglesia, fue un Viernes Santo, el pope llevaba un pequeño crucifijo del tamaño de su mano, sin Jesús, muy pocos lo seguían. En cambio aquí en Atenas, el sábado antes de romper el ayuno, las espléndidas procesiones con incienso y flores, y una multitud de devotos enarbolando cirios encendidos y cantando loas a la imagen de Jesús resucitado, me devuelven el alma al cuerpo. 

IR A COMENTARIOS

    Comentarios