728 x 90

Mistura recibe al grand chef , el griego Dimitris Katrivesis I

img

En su intento por rebasar las fronteras de la reconocida “nouvelle cuisine française”, este genial artista significa algo así como “Un paso al más allá” en el universo de la gastronomía. Tal como en la serie de Boris Karloff, que nuestro público televidente saboreaba con deleite por aquellos años, la inagotable creatividad y energía de Katrivesis nos introduce en una “Dimensión desconocida” de la cosmología culinaria. Aunque me arriesgo al definirla, pretendo calificar su audacia: tal vez comparable a un laboratorio de logrados ensayos de mixtura étnica. Tal como en la música el de “Bhudda Bar” por ejemplo, o en el mundo circense la original propuesta multicultural del “Cirque du Soleil”.  Lo que no cabe duda es que se trata de una filosofía que analiza y experimenta de modo vivencial una de las más representativas manifestaciones humanas a través de la historia: el don de saber expresar nuestra identidad cultural a través de los placeres de la mesa.

En febrero del 2015 tuve oportunidad de asistir en los salones de la Telefónica Española en Madrid a la expo de Ferra Adria,  célebre pionero internacional de las postreras tendencias gastronómicas. Pues también con él ha enriquecido su vertiginosa carrera Katrivesis, mientras formó parte durante el 2005 del “Bulli”, original equipo de “gastronomía pos-moderna”, por llamarla de alguna manera. Al terminar en Atenas sus estudios de artes culinarias Dimitris trabaja en varios restaurantes y hoteles locales, y de allí directamente enrumba sus pasos hacia la búsqueda de un nuevo estilo de cocina personal y multicultural. Debuta como chef de una taberna griega en Canarias. Pasa a formar parte de “el Bulli” en España. Estudios en “Notre cooking school” de Paris. “Alkimia”, su primer Restaurante en Tererife. “Dos palillos”, asian tapas bar en Barcelona. En “Sani Marina”, un resort de lujo en Grecia, se lanza a su primer intento de fusión con la cocina japonesa. Trabaja en el “Ryugin Restaurant” en Tokio por un año. El 2013 en Londres, en busca de técnicas para su especialización nikkei. Un año después abre “Oozora”, su primer restaurante en Atenas. Luego un nuevo intento de introducción a la gastronomía de fusiones: “el Cinco”, Perú-Japón-España, en el elegante barrio ateniense de Kolonaki, en el que presenta por primera vez en esta capital el concepto de cocina nikkei.

Finalmente su propuesta de “avant garde” se ha visto consolidada con gran éxito en su famoso Restaurante Mistura, en el “Elounda Beach Hotel*****” en Creta. Así como en el “Pantera Negra” (nikkei, pero siempre conservando el estilo personalísimo de su chef), concebido para el público local y turístico del tradicional barrio de Monastiraki. Este último se ha visto obligado a cerrar de modo prematuro debido al exceso de demanda, ya están terminando el nuevo “Pantera Negra” que se inaugurará pronto en pleno centro de esta capital. Pero aún quedan tres: “Anahí”, experimento de fusión Perú-México-Argentina, funcionando en Paris. El mexicano-japonés-peruano “Xpa-ha”, en el “Hotel Boutique Esencia” de la cadena “Small Luxury Hotels”, a ser inaugurado el 06/11, de manera que nuestro grand chef se va de Mistura a la Playa del Carmen. Y por último el “Pantera Negra” de Montecarlo que va a ser inaugurado en enero del 2018.

IR A COMENTARIOS

    Comentarios