728 x 90

Navidad y Año Nuevo en Grecia

img

Καλά Χριστόγεννα! (Kalá Jristóyena!! Feliz alumbramiento de Cristo!!) Καλές Γιορτές!! (Kalés Yortés!! Felices Fiestas!!)

En la Iglesia Ortodoxa Griega el ritual ha dado comienzo el 15 de noviembre al iniciarse la cuarentena, un ayuno muy específico que prepara a los fieles para la llegada del Salvador invitándolos a meditar sobre la “Encarnación del Verbo Divino”. Ya desde entonces se entonan himnos al advenimiento: “!Cristo ha nacido, glorificadlo! ¡Cristo está sobre la tierra, elévense!”Al acercarse la Navidad, al igual que en el resto del mundo cristiano las Fiestas se celebran en Atenas y en todo el país con gran regocijo. Plazas, calles y mercados han sido decorados por los Municipios con primor, en la Plaza Mayor de cada ciudad han iluminado un enorme pino, el 24 en las casas ha quedado dispuesto el pesebre junto al pino nevado con regalitos al pie, y una rica cena de Nochebuena espera la vuelta al hogar de los fieles que han asistido a “la Misa del gallo”. Es de notar que en este país las iglesias esa noche se colman a tal punto que la muchedumbre con frecuencia se ve obligada a escuchar el oficio a la intemperie, a pesar del frío invernal.Aunque "Misa" no es la palabra más adecuada para referirse a la Divina Liturgia Ortodoxa en estas fechas, para empezar: no hay un sacerdote sino tres “popes” celebrando conjuntamente los “Maitines” y la “Liturgia de San Juan Crisóstomo”. Los antiguos himnos en griego bizantino se parecen bastante a los católicos coros varoniles del Medioevo que llamamos “cantos  gregorianos”, especialmente los coros ortodoxos de las Vísperas en la Catedral ateniense Santa María de la Anunciación son para poner la piel de gallina.

Lo que difiere entre ambas iglesias es apenas ciertas alteraciones en la forma, no en el contenido, especialmente durante la celebración del oficio litúrgico. O también algunas costumbres típicas, derivadas del consecuente sincretismo de la cultura original de cada país con el advenimiento del cristianismo. Tal vez la diferencia más notoria sea que los ortodoxos celebran al mismo tiempo el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los Reyes Magos el 25 de Diciembre. El Oficio de la Nochebuena se inicia con las Vísperas, en ellas se lee ocho profecías del Antiguo Testamento que atestiguan el cumplimiento de la promesa del Padre acerca de la llegada del Mesías. Al finalizar la Liturgia el pope abandona el santuario con un cirio encendido en su mano derecha, y rodeado por la comunidad, portando cada quien su vela, salen en procesión entonando la “Treparía” de la fiesta: “Tu nacimiento, Cristo nuestro Dios, ha mostrado al mundo la luz de la sabiduría. Porque los que adoraban a las estrellas fueron enseñados a adorarte, oh Sol de Justicia, y a saber que tu viniste de Oriente, de las alturas, Oh Señor, ¡gloria a Ti!”

En el inicio del Oficio navideño se celebran “las Horas Grandes” (alumbramiento de la Virgen María), luego siguen “las Vísperas” y finaliza con la “Liturgia de San Basilio” y el tradicional reparto de regalos a los niños pobres por parte del santo. Esa noche precesiones de niños acompañados de sus hermanos mayores recorren calles y parroquias, y entran en casas y tiendas anunciando la llegada de Cristo, y reciben dinero u obsequios a cambio de cánticos navideños llamados “kalanda”. Los cuarenta días de ayuno han llegado a su fin, se entiende que a la medianoche todos, en especial los niños, están impacientes por sentarse a la gran mesa familiar. Lo tradicional es el “pan de Cristo”, el pavo relleno, o el cordero, o el cochinillo a la brasa, bien regada la cena de vino griego, y no puede faltar el “baklava” (hojaldre con almendras y jarabe) preparado por las mujeres. Aunque este año, debido a la larga crisis que sufre el país, lamentablemente veremos las mesas bien menguadas. Pero lo que no va a cambiar es que antes de iniciar el banquete invocarán la bendición de “Cristo nacido” para toda la familia y entre todos se desearán “¡Jronia polá!” (¡Felicidad para muchos años!).

Ocurre que la verdadera fiesta de San Basilio es el mismo Año Nuevo, por lo que en Grecia con frecuencia se repite el ritual arriba mencionado la noche del 31 de diciembre, también en varias provincias hay la costumbre de celebrar cabalgatas de disfraces en ese día. En los actos litúrgicos de la Nochevieja además de la “Liturgia de San Basilio” tiene lugar la “Doxología” (el oficio de alabanza para que en el Año Nuevo nos sea favorable). En cada familia se come la “Vasilópita”, el roscón de Reyes que contiene una moneda, y al comensal que le toque le acompañará la suerte durante todo el año. ¡Eso mismo les deseo a todos nuestros lectores y a todos mis compatriotas!

Καλή Χρονιά 2018! (Kalí Jroniá !) Καλές Γιορτές!! (Kalés Yortés!! Felices Fiestas!!)

IR A COMENTARIOS

    Comentarios