728 x 90

Las políticas antidrogas han fracasado y además están devastando el medioambiente

img

Foto: vivelohoy.com

Hasta el día de hoy las políticas antidrogas en el mundo siguen siendo ineficientes. Estados Unidos es uno de los países que continúa gastando millones de dólares para luchar contra el tráfico ilegal de drogas, sin embargo, el consumo se ha mantenido relativamente estable al igual que las jugosas ganancias que genera, las que según estima la Organización de Estados Americanos (OEA) ascienden a los 320 mil millones de dólares al año. 

Además de infructuosas, estas políticas (suscritas por la ONU y financiadas por Estados Unidos) tendrían, en parte, responsabilidad en la aceleración del cambio climático, así lo alertado la investigadora y geógrafa de la Universidad de Ohio Kendra McSweeney.

"Existen infinidad de daños colaterales causados por la política contra el narcotráfico y las drogas en general. Ahora lo que queremos es que la comunidad global conozca las extendidísimas maneras en que se está castigando al medioambiente", señala McSweeney.

¿Cómo estas políticas castigan al medioambiente? Un informe publicado por la fundación Open Society Foundation precisa que las medidas antidrogas han obligado a los cultivadores, productores y traficantes a desplazarse hacia otra zonas sensibles (parques naturales o reservas indígenas), donde han causado deforestación y contaminación química. 

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) es consciente que tanto los herbicidas y fertilizantes usados por los cultivadores de droga dañan el medioambiente. Se estima que entre los años 2001 y 2013 más de 7000,000 acres de bosques perecieron a consecuencia de esta actividad ilegal. 

"(Las políticas antidrogas) van en dirección contraria a las iniciativas adaptadas por Naciones Unidas para proteger la biodiversidad, conservar la riqueza de los ecosistemas planetarios, preservar los derechos de las poblaciones indígenas, mitigar el cambio climático y promover el desarrollo sostenible", señala el informe. 

"La cantidad de tierra que se requiere para suministrar cocaína, mariguana y heroína es muy pequeña. Sin embargo, se ha convertido en un problema medioambiental porque se siguen destruyendo los campos de cultivo, de manera que los productores, si quieren satisfacer la demanda, necesitan desplazarse rumbo a nuevos terrenos para seguir produciendo, y son las políticas antidroga las que alimentan y mantienen viva la naturaleza portátil del cultivo", agrega McSweeney en el informe. 

La droga en América Latina

En 2012 el Perú superó a Colombia y se convirtió en el mayor productor de cocaína en el mundo, sin embargo, no pasó mucho para que volviera a ocupar el puesto que nuestro país le había arrebatado después de que alcanzara las 60,400 hectáreas de superficie cultivada de hoja de coca.

El caso de Colombia no es más que el reflejo de las desfasadas políticas antidrogas, como el multimillonario Plan Colombia, medida que desde hace 15 años viene desarrollando el gobierno estadounidense.

Parte de una estrategia antidrogas, el gobierno colombiano usó durante muchos años el tan cuestionado glifosato, un componente para acabar con los cultivos de coca, que además ha causado graves daños a la vida animal, el ganado, las cosechas de alimentos y la salud de las personas que viven cerca las plantaciones. 

Pese a tener este plan y el financiamiento desde fuera, Colombia ha perdido casi 4 mil metros de selva virgen por el cultivo de droga entre 2001 y 2014. 

No hay que los detenga

En 2014 los cultivadores de coca consiguieron levantar sus plantaciones de coca en 16 de los 59 parques nacionales que tiene Colombia. "En Colombia se metieron en los parques nacionales porque estos quedan fuera de los límites en los que se emplean sistemas de fumigación", señala Vanda Felbad Brown, analista del Brooking Institute, citada por Vice News. 

La experta también se refirió a nuestro país. "En Perú, los cocaleros han dado rienda suelta al cultivo en parques nacionales, no solamente porque se sublevaron contra los campañas de erradicación, sino porque el control gubernamental era más laxo".

En 2008 Bolivia expulsó de su territorio a la DEA (Administración para el Control de Drogas) y pese a ello ha logrado resultados más significativos en la reducción de cultivo de coca. 

¿Por qué es importante una política eficaz para la lucha contra las drogas?

Birmania podría ser tomado como un ejemplo exitoso de las políticas antidrogas -en los años 90 y los primeros 10 años de este siglo-, pero no. La erradicación del cultivo de amapola llevó a que la caza furtiva y la explotación forestal ilegal se convirtieran en el nuevo negocio. 

"Las dos economías de reemplazo del cultivo de la amapola, en este caso, fueron mucho más perjudiciales para el medio ambiente que las consecuencias mismas del cultivo de la flor", asegura Felbad Brown.

"El informe es una pieza más en el arsenal de evidencias que se están recabando para denunciar lo nefastas que han sido las políticas antidroga y lo desastrosos que han resultado sus daños colaterales. Llevamos tiempo proponiendo un cambio radical en materia de legislación sobre drogas porque parece que las aberrantes consecuencias para los derechos humanos de las normativas actuales no parecen despertar tanto interés como las charlas sobre los bosques amazónicos, y si hace falta este informe para despertar su atención, estaré encantada de exponer el problema", señala McSweeney. 

Entre los puntos que señala el informe, está el de "contemplar los costes de la degradación medioambiental que genera la legislación sobre narcóticos", precisa Vice.

Se espera que para la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas (SEAGNU), programada para abril de 2016, se trate el tema de los daños colaterales causados por las infructuosas políticas antidrogas en el mundo.

"Cuanto más hablen del Islam y contra todos los musulmanes, más terroristas creamos..."

Posted by on 

Un nuevo negocio ha nacido. La alerta roja lanzada en China por los altos niveles de contaminación atmosférica hace...

Posted by on 

IR A COMENTARIOS

Comentarios