728 x 90

¿Te puede gustar algo sin probarlo? Sí, entérate cómo

img

.

1. Nombre del platillo

Los nombres descriptivos son lo mejor, dan la sensación de que estás comiendo algo delicioso, es decir, la gente hablará mejor de ‘un suculento filete de mariscos italiano’ que de ‘un filete de marisco’.

2. Utensilios

Por curioso que parezca las cucharas hechas de cobre o zinc mejoran aparentemente la salinidad (sal disuelta) de un alimento. Esto puede ayudar a comer menos sal al comensal algo que sin duda le sería más sano.

3. Temperatura

Para nada se antojan las cosas fuera de su temperatura recomendable, tan sólo pensemos cerveza caliente = sabor más amargo, jamón frío = sabor más salado, ¿se te antoja?

4. Color

En las pruebas 48% de los participantes creían que tomar gaseosa en un vaso azul servía para saciar mejor la sed que beber en recipientes de otros colores, probablemente porque asocian el azul con el frío.

5. Medio ambiente

También se les invitó a describir el sabor de un mismo whisky en tres salas temáticas distintas, sus respuestas se asociaron con el ambiente en el que estaban (Por ejemplo, la primera habitación olía a hierba y se podían oír grabaciones de balidos de ovejas y los participantes lo describieron como cubierta de hierba).

6. Expectativas

Después del muestreo, sommeliers franceses eligieron el vino que se vertió de una botella de alto precio que el mismo vino pero en una botella barata.

7. Memoria

Si asocias cierto alimento con un recuerdo positivo, la próxima vez lo comerás con gusto y tomarás una porción más grande también.

Ya ves que sí puede gustarte algo, incluso antes de probarlo.

Fuente: Popular Science.

IR A COMENTARIOS
  • lengua,
  • sentido del gusto,
  • saborear
  • ALIMENTACIÓN

Comentarios