728 x 90

4 señales de que no debes seguir adelgazando

img

Fuente: http://24.media.tumblr.com

La propuesta de Vive Bien es que mantengas un estilo de vida saludable todo el año, para que en determinadas épocas como el verano, donde exponemos más nuestro cuerpo, no nos veamos en la necesidad, urgencia, obligación de recurrir a dietas extremas. El cuerpo no asimila muy bien cuando de pronto quieres que suba o que baje en tiempo récord, todo tiene un proceso. 

Poniéndonos en el caso de que quieras bajar de peso, te puedes empezar a exigir de tal manera que tu cuerpo siga adelgazando sin que ese sea tu propósito, lo que podría no ser muy conveniente.


1. Tus huesos sobresalen

Si cuando te miras al espejo notas tus articulaciones o tienes los huesos muy marcados, y antes no era así, es una señal de que estás perdiendo más peso del que es recomendable. Probablemente se notará muy marcado los huesos de la mandíbula, la clavícula en la zona del cuello, tus costillas se verán más prominentes, entre otros cambios que tú mejor que nadie nota. En todo caso, toma en cuenta los comentarios de las otras personas.

2. Ausencia de menstruación

Para las mujeres. Si eres regular y no hay posibilidad de que estés embarazada y normalmente no tienes retrasos, es probable que sea porque estás muy delgada. El cuerpo es sabio y lo que hace es detener el proceso hasta que tenga nuevamente la cantidad de nutrientes que necesita para llevarlo a cabo.

3. Ya no disfrutas del ejercicio como al principio

Si al principio tenías mucha energía y resistencia para terminar tu rutina y ahora los mismo ejercicios resultan un verdadero esfuerzo, es otro signo de que probablemente estés exagerando. Tal vez es hora de empezar a alimentarse mejor o reducir el tiempo de ejercicio y la frecuencia.

4. Insomnio

Si te sientes cansado durante el día y por las noches no puedes dormir, podría ser otra señal de pérdida de peso excesiva. Tu cuerpo está siendo alterado de manera negativa.

El día que decidas emprender el camino de bajar de peso, ponte un plan y define tus objetivos. Tu meta debería incluir una manera saludable y realista de lograrlo. Anota tu peso el día que empieces y lleva un registro de tus avances, eso te dará una idea de cuánto bajas y en cuanto tiempo. Cuando sientas que ya llegaste a tu peso ideal, tienes que pasar a la etapa de mantenimiento. Es decir, dejar de lado tu dieta extrema y pasar a un plan saludable de alimentación acompañando siempre de actividad física.

Cuida tu cuerpo.

IR A COMENTARIOS
  • adelgazar,
  • flaca,
  • belleza vive bien,
  • adelgazar en extremo

Comentarios