¿Qué es el centro izquierda?

<br /> <b>Notice</b>: Undefined index: c_name_resource in <b>/home/ec2-user/sites/espacio360/application/modules/default/views/scripts/i360/detail.phtml</b> on line <b>256</b><br />

¿Son  “derecha” e “izquierda” palabras pasadas de moda,  como dicen algunos? De ninguna manera.  Sin estas dos categorías es imposible entender la vida de una democracia.  Imposible comprender, en otras palabras,  las corrientes dentro de la opinión pública y el diseño de políticas públicas.  Derecha e izquierda son dos conceptos imprescindibles porque en toda sociedad moderna hay dos preguntas clásicas que deben responder los gobernantes.  Una es cómo organizar la economía y la otra es qué derechos las leyes deben de proteger. Hace tiempo que Occidente se dio cuenta de que estas dos preguntas fundamentales son respondidas de dos maneras distintas. Hay quienes favorecen  la expansión de las fronteras individuales.  Otros ponen el acento en la comunidad y la protección  de los recursos humanos.  De los primeros se dice que están a la derecha del espectro político, de los otros a la izquierda.  

Hay la idea de que en El Perú a la gente no le interesa la ideología y que “deciden por quién votar en la cola”.  Alfredo Torres acaba de decir que solo el 28% de los peruanos conoce estos términos ideológicos.  Pero la opinión de Torres se debe a que  las encuestadoras  no han descubierto aún  la metodología para investigar este asunto.  En El Perú una persona puede no saber muy bien cómo usan los periodistas las palabras “derecha” e “izquierda”, pero no por eso dejar de tener proclividades o sentimientos hacia uno de los lados del espectro.  Yo estimo que por lo menos la mitad de los electores peruanos tiene inclinaciones ideológicas definidas.

¿Por qué se genera la falsa impresión  de que los peruanos no tienen  ideologías? Porque  esa palabra, “ideología” , ha estado en nuestro país equivocadamente asociada a discursos pomposos pero alejados de la realidad.  Lamentablemente no hemos seguido el modelo anglo-sajón de limitar la discusión ideológica a políticas públicas o leyes cuyo impacto la gente pueda conocer.  Por ejemplo en Estados Unidos,  cuántos impuestos debe pagar la gente y las corporaciones es de las cuestiones ideológicas más importantes.  Elevar la tasa de impuestos a los ricos para expandir la cobertura de salud no tendrá el glamor ni el misterio de, por ejemplo, “una democracia social de participación plena” como prometía Velasco o un “estado nacionalista democrático y popular”,  como prometió García I,  pero es una postura que se traslada directa y claramente a una política pública que todos entienden.

Precisamente por ese gusto por la oración grandilocuente pero carente de contenido que ha caracterizado sobre todo a la izquierda,  excesivamente influida por sociólogos e historiadores pero no por diseñadores de políticas públicas,  es que en El Perú  de hoy no queda tan claro qué significa ser de izquierda moderada o de centro izquierda.  Y esto a pesar de que muchos analistas, entre los que me incluyo, dicen que este es un espacio ideológico de muchos adherentes que no estará bien cubierto en estas elecciones.

No hay misterios en cuanto a lo que ofrece la derecha porque desde hace 25 años la mayoría de políticas públicas en nuestro país tienen ese sello.

Pero  ¿qué puede representar hoy el centro izquierda en El Perú?  Digamos primero lo que centro izquierda no es.  No es el populismo anti –empresarial de Alan García. Antes fueron las tarifas telefónicas, luego los services y ahora las AFP y las tarjetas de crédito.  La indignación de García por  estos abusos  no es a estas alturas creíble.  Tampoco es izquierda moderada la posición de Veronika  Mendoza sobre las AFP.  ¿Les ha dicho Mendoza con claridad a los votantes que los obligará a volver al sistema público de pensiones, un sistema quebrado que funciona mal?  La izquierda radical, a la que pertenece Mendoza,  ha pasado por encima a los verdaderos mortificados por este problema, que son los pensionistas y los aportantes,  y se ha ido en avance  a combatir al gran capital propietario de las AFP.  No le importa a la izquierda preguntarle a los afiliados al sistema privado si es que quieren volver al sistema público.

Ha habido, aquí y allá, en los gobiernos de Toledo y de Humala, algunos gestos  de  izquierda moderada.  El gobierno de Humala tuvo, por ejemplo,  en el ámbito de la política pesquera iniciativas de centro izquierda. Es una pena que los medios de comunicación no cubrieran esa controversia.  Pero el centro izquierda en el Perú tiene pendiente la tarea de aprender a elaborar políticas públicas realizables y no demagógicas. El espacio de los gobiernos regionales probablemente sea el indicado para este aprendizaje.

Mientras tanto, lo más claro y diferenciado que el centro izquierda puede ofrecer hoy en El Perú, como programa de gobierno, es una demarcación clara entre negocios públicos y privados.  Una defensa de los negocios privados frente al poder de las burocracias pero una defensa, aún más vigorosa, de los ciudadanos frente al poder y al abuso de los negocios privados.  Ese es un punto de partida mucho más claro y productivo que defender “empresas públicas estratégicas”,  una idea que nadie entiende bien. 

Compartir:

Notas Relacionadas:


Notice: Undefined variable: IdAccount in /home/ec2-user/sites/espacio360/application/models/Article.php on line 348