728 x 90

Mujer, 23 años y esta fue mi experiencia con TINDER (#Creepy)

img

Foto referencial (anti stalkers)

Así toda tarada e inocente, me descargué la aplicación y me creé mi cuenta. Todo bien. Luego, vi que un radar buscaba a las personas que estaban cerca a mi punto de encuentro (a lo que no presté tanta atención) y empecé a chequear las fotos. Más o menos la interacción fue la siguiente:


En mi expedición me encontré con puro mostro, hasta que por ahí había uno que otro posible material (para stalkear). La cosa es que le di 'corazoncito' a un par como para webiar. No pasaron ni dos segundos para que la aplicación me asustara con "match" y me abriera un chat. Me sentí como cuando recién aparecieron las cabinas de Internet y las chibolas se iban para chatear en yahoo con tipos raros. Después de unos veinte minutos pude lograr entender Tinder y eliminé mi cuenta por completo (ja, no me busquen).

La idea es algo así:

No tienes los webos y/o ovarios para gilear en persona.


No eres lo bastante interesante como para entablar una conversación boca a boca.


Eres el foreveralone de tu grupo.


O el arrecho.


O el pendejo.


O el friendzoneado.


O el brother o flaca a la que acaban de terminar y quieres buscarte tu clavito, clavón, clavote. 


O, para pensar bien, quieres una forma más fácil de ir directo al acto.


Y entonces te creas Tinder.

IR A COMENTARIOS
  • REDES

Comentarios