728 x 90

5 supersticiones japonesas que te harán jalar de los pelos de terror

img

Una de las culturas donde la fantasía y religión confluyen entre si notoriamente es la japonesa. Tanto el sintoísmo como el budismo son las principales regiones que influyen en las historias sobre naturales donde los espíritus se ocultan tras cada sombra y los monstros siguen pasos de los hombres.

En muchos aspectos, las historias y creencias niponas nos resultan extrañas por ser parte de un mundo completamente distinto como es el occidente. Vemos con mucho recelo y extrañeza las liberaciones del cuerpo entre los asiáticos pero, al mismo tiempo, admiramos la pureza y determinación con la que cumplen. Además, el folclore japonés es mas vasto que otros. Por ejemplo, está divido en varias categorías: “mukashibanashi” los relatos y cuentos antiguos, “namidabanashi” historias llenas de tristeza, “obakebanashi” historias que involucran fantasmas, “ongaeshibanashi” historias de compensación por buenas acciones, “tonchibanashi” historias de sabiduría, “waraibanashi” historias cómicas y “yokubaribanashi” historias de codicia. Siendo tan diverso y plural sabemos que te mueres de intriga por saber cómo son alguna de las supersticiones del folclor japonés, por ello, te dejamos con 5 para que las creas. 

Nurikabe – perderse en la noche

Usualmente cuando nos perdemos en la oscuridad atribuimos la causa a razones científicas o reales. No creemos que existe un ente/demonio que nos sedujo para caer en su mundo porque en occidente tratamos de atribuirle la razón a las cosas. Sin embargo, en el folclore la cosa cambia. Según ellos, lo sobrenatural es una amenaza para los viajeros japoneses durante la noche. Las únicas luces para alumbrar el camino eran la propia y al de la luna (en Lima no podría ser asi), por ello, era muy predecible que muchos se pierdan. Hasta acá todo normal. La cosa cambia cuando la superstición del Nurikabe nos cuenta de que perderse era obra de un demonio, el yokai. Este era un ser con la forma de un muro que se aparecía en el camino de los viajeros (no es broma). Cuando aparecía impedía a los viajeros seguir caminando por lo que debían rodearlo. Sin embargo, el Nurikabe era un tramposo porque si los viajeros se querían mover, el muro se alargaba. Esto podía duras días de días. No le digan a Ciro.

Zashiki-warashi – pasos misteriosos

A diferencia de las casas en occidente, en Japón la mayoría de ellas era enorme y paraban con las puertas abiertas. Lo único que las separaba eran shojis. Esta apertura facilitaba la propagación del sonido por lo que, entre bulla y bulla, se escuchaban muchas voces distorsionadas que, según relatos, provenían de sitios extraños. Por ejemplo, si uno de estos venían de una habitación vacía, se daba por sentado de que el espíritu de un Zashiki-warashi estaba en casa. Los Zashiki-warashi (cuya traducción más próxima es “niño en la habitación”) eran espíritus parecidos a los niños que vivían en habitaciones vacías. Como máximo tenían 12 años de edad y que aparecían ante las personas de la casa. Algo así como La Dama de Negro. La impresión que provocaban en las fmailias era terrorífica , sin embargo, la tradición decía que si uno se te aparecía ibas a tener buena fortuna e incluso lo que tengan ellos sería compartido. Pero no hay que olvidar que son niños en espíritu por lo que cuando querían se llevaban parte de la fortuna.

Ubume – niños desaparecidos

Quizás esta es una de las mejores supersticiones del recuento. Se trata de los niños desaparecidos. En nuestra cultura occidental creemos que cuando un niño es raptado es por obra de algún duende. Algo ciertamente poco creíble por la etiqueta mágica que le han puesto al duende. Sin embargo, en el folclor japonés la cosa cambia. Para ellos la mayoría de los niños desaparecidos era porque un yokai llamado Ubume los raptaba. ¿Quién era Ubume? Pues estaba constituido por espíritus de mujeres que murieron durante el parto o el embarazo. Como es natural, su apego con el hijo perdido permaneció después de la muerte y como no están augustas ruedan entre las casas en busca de hijos para criar. ¿Cómo distinguirlas? Generalmente tienen forma de mujer cargando a un niño y gritando por auxilio. O también puede tener forma de cadáver cubierto de sangre. Sin embargo, según los relatos, la mayoría de ellas suelen ser mujeres sangrientas y horripilantes. Si te encuentras entre una intersección o puente, el Ubume te solicitará que sostengan a su hijo, mientras se aleja lentamente del camino. El bebé cada vez se hace más pesado hasta que la persona que lo carga recita una oración budista, después el Ubume regresa y agradece por traer a su hijo de vuelta al mundo de los vivos.

Mokumokuren – sensación de estar siendo observado

Esta también es buenísima. ¿Nunca sentiste esa sensación en la madrugada de que estabas siendo observado? Bueno, imagina una casa donde miles de ojos te observen intensamente. En la antigüedad, buscar refugio en una casa debido a la necesidad de sobrevivir podría resultar bastante natural. Cuando esta casa estaba abandonada era mejor. Sin embargo, pasar si quiera una noche en una casa donde sabe quien lo que pudo haber pasado era escalofriante. Por ello, muchos viajeros eran obligados a sentir esa extraña sensación de estar siendo observados en todo el tiempo. Este fenómeno se conoce como Mokumokuren. La casa, también llamada mokumokuren, eran espíritus que vivían dentro de un shoji (una puerta deslizante). Si esta tenía hoyos, los ojos podrían ser vistos dentro de los mismos. Si los veías directamente podías incluso quedarte ciego.

Kitsune – Desapariciones

¿Aún no sabes por qué l dices zorra a una zorra? Quizás esta superstición te podrá abrir la mente. En folclore japonés, los animales comunes eran mucho más que tan solo animales. Por ejemplo, esta el caso de las zorras. Estos animales se limitaban a hacer bromas, pero también podían ser responsables de actos sinestros que iban desde incendios hasta secuestros. Se dice que después de cada noche, las zorras (kitsunes) se aparecían como mujeres hermosas y seducían a los hombres para alejarlos de sus familias. He aquí la razón por la que le dicen zorras.

También puedes ver

15 imágenes WTF para confirmar que vivimos en mundo rarazo bit.ly/1LdGQ0g

Posted by on

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar (en 23 dibujitos)

Posted by on

IR A COMENTARIOS

Comentarios