728 x 90

COP22 Marrakech II, por Elvira Roca-Rey

img

Foto: lapostanoticias.com.uy

Por sus siglas en inglés: “Conference of Parties”. Confiemos en que las partes esta vez nos concedan un futuro de energías sostenibles y limpias. A pesar del endemoniado laberinto que significa abandonar los obsoletos usos aplicados en la era industrial, tenemos que aceptar que ésta ya ha llegado a su fin. Y un final insuperable en su torpeza por cierto: con una acidificación difícilmente reversible de los mares, ríos y lagos envenenados, disminución de la napa freática, desertificación acelerada, ciudades cubiertas de basura donde se expande la peste, desforestación y extinción diaria de especies animales y vegetales, contaminación de las metrópolis muy por encima del nivel aceptable, con accidentes como el de Chernobil dispersando su lluvia naranja por toda Europa, o un cielo negro de petróleo humeando sobre el campo de batalla yihadista, hace apenas un puñado de días. Para que los 155 países representados tomen de una vez por todas las decisiones correctas y definitivas, para que la pesadilla del cambio climático logre enderezar su rumbo, para que un violento giro hacia una lenta pero segura recuperación del equilibrio medioambiental (como única salida al mortal peligro del efecto invernadero que amenaza la tierra y a toda la humanidad) se logre cuanto antes, ¡crucemos los dedos!  

Se esperan entre 25.000 a 30.000 participantes, pero únicamente 13.000 serán los acreditados por el Secretariado General de la Convención dirigida por la ONU. Además hay 1.500 periodistas y 8.000 delegados de la sociedad civil y diputados del mundo entero. En el Palais des Congrés el SIGEF (es decir la Foudation Horyou + Eneco Holdings) ha organizado igualmente un interesante programa del 9 al 11/11, con el propósito de visualizar las iniciativas que contribuyan al avance de las metas propuestas por las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, así como también para promocionar el bienestar social alrededor del mundo. Los expositores se cuentan por decenas, han llegado desde todos los rincones de la tierra, provenientes de los sectores más insospechados que puedan imaginar. El jurado está conformado por 3 fundaciones marroquíes y 1 extranjera. Serán presentados 32 proyectos seleccionados, unos vinculados al medio ambiente y otros al bienestar social. Para la inauguración se prevé una velada excepcional bajo el signo de la esperanza y de la diversidad, titulada “Entre el mar y el cielo”. Espectáculo de danzas, cantos y acrobacias inspirado en el Cirque du Soleil en mi opinión, una acertada mezcolanza de idiomas y religiones relatando varias historias, la más conmovedora la del Mediterráneo, fuente de vida, mar entre las tierras que divide y a la vez vincula, cuna de la civilización occidental ¡hoy en día un mar muerto!

El primer acuerdo universal sobre el cambio climático fue votado en la COP21 de Paris por 175 países, conscientes del eminente peligro que amenaza al planeta. El tratado prevé “contener el recalentamiento climático por debajo de los 2°c en relación a los niveles preindustriales, y apunta a persistir en los esfuerzos para limitar el alza de temperatura a los 1.5°c”. Para su ratificación estaba previsto que el 55% de los países firmantes, representando el 55% de la emisión de gases de efecto invernadero, tenían que ratificar una vez más su compromiso. Y esto es lo que está sucediendo en esta ciudad-oasis a partir del día de ayer, de ahí el alto grado de importancia de esta reunión. Afortunadamente el acuerdo de Paris entró en vigor el 4 de Noviembre, a sólo tres días de la inauguración del encuentro de Marrakech. Ahora por fin llegó el momento de pasar a la acción, la ampliación de una agenda en marcha será crucial en esta COP22.

IR A COMENTARIOS

    Comentarios