728 x 90

En la Amazonía, solo una de cada diez niñas termina el colegio

img

Foto: elcomercio.pe

Que la educación es lo primero, es algo que hemos oído siempre y pese a que nuestros diferentes gobernantes ha hecho énfasis en ello, la situación no es la mejor. Solo hay que ver algunas cifras para darse cuenta de ello. 

Los resultados de la prueba Pisa de 2012, en la que estudiantes del país registraron el peor rendimiento, fueron un indicativo de que no estabamos yendo por buen camino. A esto se le suma que a inicios de este año, el Perú fue incluido dentro de los países con mayor desigualdad educativa, según un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Quienes más se ven afectadas por nuestro carente sistema educativo y la pobreza son las niñas de zonas rurales, quienes a futuro deben asumir las duras consecuencias de una educación incompleta.

De acuerdo a la presidenta ejecutiva de Care Perú, Inés Temple, de cada diez niñas que vive en la Amazonía peruana, nueve no termina el colegio; mientras que con respecto a las niñas quechua hablantes, de cada diez, siete son las que no acaban la escuela. 

Esta situación -según dijo Temple a RPP Noticias- está condenando a estas niñas a "no tener un futuro, a quedarse en su casa sin educación, sometidas a violencia". 

Sí, la falta de educación y la violencia tienen una estrecha relación, así lo demuestran las cifras. 

"Entre las mujeres que no tienen educación, hasta un 65% acepta la violencia. Sin embargo, de las mujeres que sí tienen educación, solo un 5% acepta violencia en su vida".

Anticuadas preferencias

Además de la pobreza, existen otros factores que contribuyen con la deserción y ausencia escolar en regiones como Loreto o Huancavelica, uno de ellos es la preferencia por educar a los varones de la familia y dejar en casa a las mujeres.

"La extrema pobreza es uno. Las familias prefieren mandar a hermanos hombres que a mujeres al colegio."

Las enormes distancias entre los hogares y los colegios, así como la falta de los mismos son otro problema que lleva a la deserción escolar. 

"También la distancia de los colegios es un problema. A veces no hay colegios en zonas rurales."

La poca valoración por la escuela

Muchas mujere que se convirtieron en madre y no recibieron educación no consideran que esta sea importante para sus hijas, asegura Temple. 

"Las madres que no han recibido educación no siempre valoran la importancia que esta puede tener para sus hijas. Esto genera que el círculo de pobreza se extienda generación tras generación. Entre las mujeres (jóvenes) sin educación, la tasa de maternidad adolescente es cuatro veces mayor que aquellas que están en el colegio. Es un problema vital que los peruanos tenemos que conocer y enfrentar."

Care Perú está trabajando en un programa piloto que tiene como objetivo ayudar a niñas de bajos recursos a que terminen sus estudios. Se tiene planeado trabajar inicialmente con 4,500 niñas y luego hacer lo mismo con un número mucho mayor: 95,000. De esta manera se busca que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los varones y así mejorar una sociedad tan desigual y machista como la nuestra. 

También te puede interesar...

IR A COMENTARIOS

Comentarios