728 x 90

Relaciones Perú-China

img

Foto: mfgtalkradio.com

Quisiera intentar un breve comentario sobre el tema desde ángulos opuestos de observación, tal como lo hubiesen hecho los antiguos filósofos griegos para quienes nunca fue válida la idea de una “verdad absoluta”, y tal como actualmente observa ciertos fenómenos la física cuántica, para la que no existe una “versión única”. Digamos que mi siguiente versión podría titularse “positiva-negativa”.  

Para empezar China es una de las civilizaciones más antiguas del planeta sin interrupción hasta la actualidad, el cráneo más antiguo encontrado del “hombre de Pekín” data de hace 500.000 años, y 10.000 años atrás ya plantaban arroz en las riberas del río Yangtsé. Hubo tres emperadores míticos que dieron nacimiento a esta monumental cultura en la cuenca del río Amarillo “en el origen del tiempo”, por lo tanto resulta obvia la incomparable contribución que un pueblo con semejante desarrollo histórico es capaz de aportar a la humanidad. De hecho ya nos ha obsequiado incontables veces a través de los siglos con su inagotable creatividad, aunque mejor se hubiesen abstenido de algún que otro invento, como la pólvora o las cámaras de tortura.

El problema es que la revolución industrial surgida como un impromptus en las últimas décadas a todo lo ancho de un territorio que durante milenios fuera meramente agrícola, sumado a la explosión demográfica, ha alcanzado su punto álgido, el tope de lo que puede soportar el país. Cualquiera puede mirar por internet los alarmantes niveles de contaminación irreversible en las grandes ciudades  chinas, el proceso de crecimiento tecnológico y económico gloriosamente alcanzado desdichadamente van de la mano con ella.

En resumen: en la actualidad los chinos se están expandiendo como una ola  por toda la faz del planeta. Ingenieros y técnicos hiper calificados  han copado un importante porcentaje de los puestos claves en las grandes empresas internacionales. Aunque en la mayoría de los casos la empresa ya es china, o asociada, como es el embrollado caso de la industria del petróleo en el Medio Oriente. Toda esta guerra que está a punto de deshacer países enteros, que ha ocasionado tantísimo dolor, aniquilamiento humano, cultural y del medio ambiente, cuyo origen es la posesión de territorios petroleros, en la cual se están jugando la paz del mundo Rusia, la OTAN y todos sus aliados, tiene también su ingrediente empresarial “made in China”,  y su gobierno tiene fija la vista en el desarrollo de los acontecimientos. No podemos olvidar que es una nación con profundas raíces castrenses. 

La expansión comercial y demográfica - sea ésta china, americana o alemana  - es sin duda el método actualmente empleado como una nueva forma de colonización. Hacia el 2001 China empezó a desarrollarse industrialmente de forma insospechada, inmediatamente empezó a inundar los mercados norteamericanos con exportaciones subsidiadas que los gobiernos sucesivos de los E.U. siguieron permitiendo. Desde entonces 57.000 fábricas americanas tuvieron que cerrar sus puertas, y 25 millones de gringos perdieron sus puestos de trabajo, según ciertos informes. Desde el momento en que China se integra a la organización del comercio internacional hasta la fecha no ha dejado de acaparar espacio desmesuradamente.

Soy consciente de que esto puede sonar a una declaración racista, sin embargo yo estoy atrincherada en el frente opuesto a Trump. Nada está más lejos de mi intención que ofender a un pueblo que he admirado toda mi vida. El aporte de la nación china al Perú es ciertamente invalorable, precisamente este grupo humano que emigró hace tanto tiempo y que con el paso de los siglos se ha ido integrando impecablemente al Perú, hasta identificarse por completo, es tal vez el que mejor pueda comprender el mensaje, el primero que debería de alinearse como observador con el propósito de salvaguardar los intereses  de nuestro país.  

Entre el 21 y el 26 de Setiembre una misión peruana - liderada por el Ministro de Energía y Minas y la Embajada del Perú en la República Popular China - participará en Beijing y en Tianjín de “un nutrido programa”, según comunicado oficial de este Ministerio del 04/08, en el que declara de “interés nacional” el anunciado viaje de la “MISION PERU a CHINA MINING 2016”. Debemos de señalar que una semana antes el Presidente P.P.K. viajará a Beijing para reunirse con el presidente Xi Jinping. 

Poniendo de relieve que el nuestro es un país esencialmente mineral, deseo aclarar que el objetivo de este artículo es poner en alerta a nuestros lectores potencialmente interesados en verificar  esta gran incógnita: ¿a qué tipo de acuerdo con el gigante asiático van a llegar los mencionados dirigentes políticos?

IR A COMENTARIOS

Comentarios