728 x 90

Para elevar la adrenalina: 12 historias de terror en dos oraciones

img

Foto: RevistaOmbligo

1. Llegas a casa, cansado luego de un largo día de trabajo y listo para una relajante noche a solas. Te estiras buscando el interruptor de la luz, pero ya hay otra mano ahí.

2. Acabo de ver pestañear a mi reflejo.

3. Escuchas a tu mamá llamándote desde la cocina. Mientras caminas hacia las escaleras escuchas un susurro desde el clóset diciéndote "No vayas abajo cariño, yo también lo escuché".

4. Los doctores le dijeron al hombre que luego de su amputación podría sentir como si su extremidad siguiera ahí de vez en cuando. Nadie lo preparó, sin embargo, para ese momento cuando sintió dedos fríos acariciando la extremidad que ya no tenía.

5. Me preguntó por qué estaba respirando tan fuerte. Yo no lo estaba haciendo.

6. El ataque al corazón fue fulminante, haciendo que Miguel quede inconsciente, y mientras despertaba podía escuchar la homilía a su alrededor. De alguna manera el ataúd era transparente para él y reconoció a algunos de sus amigos, pero su cuerpo no se podía mover cuando entendió -aterrado- lo que en realidad era morir.

7. Mientras lo acostaba en su cama, me dijo "Papi, ¿puedes ver si hay monstruos debajo de mi cama?". Para calmarlo, accedí y fue ahí cuando vi a él, a otro él, mirándome, temblando, diciendo en voz baja "Papi, hay alguien en mi cama".

8. Mi hija no deja de llorar y gritar todas las noches. He visitado su tumba y le he pedido que se detenga, pero no ayuda.

9. Luego de un largo día de trabajo llego a casa y veo a mi novia cargando a nuestro hijo. No sé qué es lo más perturbante, ver a mi novia muerta con nuestro hijo no nacido, o saber que alguien se metió a mi departamento para ponerlos ahí.

10. El último hombre de la tierra se sentó solo en un cuarto. Hubo un golpe en la puerta.

11. Lo último que vi fue la alarma de mi reloj dando las 12:07 antes de sentir sus largas y podridas uñas clavándose en mi pecho mientras que con la otra mano me tapaba la boca. Me senté de repente, aliviado de saber que era un sueño, pero vi en mi reloj que eran las 12.06 y escuché la puerta abriéndose.

12. Mi esposa me despertó la noche anterior para decirme que había un intruso en la casa. Ella fue asesinado por un intruso hace dos años.

IR A COMENTARIOS
  • HORROR

Comentarios