728 x 90

Carta abierta a tania quispe le mintio la sunat a la defensoria del pueblo

img

Foto: La República

Es por ello que tras lo ocurrido, la defensoría han enviado a Tania Quispe, títular de la Sunat, un oficio expresando su extrañeza por lo ocurrido y solicitando una investigación a profundidad.

Obviamente, Mary Sáenz espera más que una explicación o una disculpa, que como tal no fue asumida por el ente recaudador. Por esa razón, ella y su esposo le dirigen a Tania Quispe una carta abierta que aquí reproducimos:

CARTA ABIERTA A TANIA QUISPE, SUPERINTENDENTE NACIONAL DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA, SOBRE DISCRIMINACIÓN Y MALTRATO SUFRIDOS POR MUJER CON DISCAPACIDAD AUDITIVA EN AGENCIA DE SUNAT DE SURCO

Señora Tania Quispe:

Me dirijo a usted, autoridad suprema de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), en la confianza de que como tal sabrá tomar las medidas más convenientes en salvaguarda no solamente del prestigio de su institución, sino también de los intereses de la administración pública en general y sobre todo de los derechos de los ciudadanos y contribuyentes, en el caso que le expongo, una ciudadana con discapacidad auditiva.

No me caben dudas de que ya debe ser de su conocimiento lo ocurrido con Mary Sáenz de Cadenas, mi esposa, quien sufrió el maltrato y discriminación en las oficinas de Sunat de la avenida Benavides, cuadra 44, el pasado lunes 7 de abril, día en que precisamente entraba en vigencia el nuevo reglamento de la Ley del Discapacitado. Horas después de ocurrido el incidente envié a su correo de Sunat toda la información que recogió la prensa del país.

Como hemos dicho en varias oportunidades, se trató de una situación que pudo solucionarse de inmediato con las disculpas del señor Víctor Cerrillo, el autor del atropello contra mi esposa. Pero se dejó que empeore, pues aunque se comunicaron con nosotros de la Gerencia de Defensa del Contribuyente y de la Oficina de Imagen Institucional de Sunat, en el comunicado que se emitió a la prensa al día siguiente solo se lamentaron los hechos y ni se incluyó ninguna disculpa ni se indicaron las sanciones para el agresor, omisiones que se hicieron notar desde la prensa y en las redes sociales.

Tanto peor, la noche misma del incidente, el intendente nacional de Servicios al Contribuyente, Luis Narro, usó las redes sociales para adelantar opinión sobre mi esposa, hecho de por sí grave, pero que se convierte en muy grave por cuanto en esa publicación en el Facebook, que le adjunto, él revela información privilegiada sobre la situación tributaria de mi esposa para tratar de hacerla aparecer ante la opinión pública como una persona desequilibrada que en lugar de haber sido víctima de un maltrato y discriminación, fue más bien agresora del funcionario Cerrillo (Narro señala que él ya recogió la versión de este funcionario).

Como usted sabe, es una falta muy grave que admite incluso medidas ante el Indecopi. Pero, además, se constituye en un nuevo maltrato y discriminación contra mi esposa, pues Narro repitió esos conceptos en su intervención televisiva del día miércoles 9 en ATV canal 9, donde al explicar su adelanto de opinión –que admite– señaló que “las personas suelen ir a las oficinas de Sunat alteradas”, lo cual refleja un evidente prejuicio hacia los contribuyentes.

Sin embargo, no es esa la única falta grave del intendente Narro, sino que en la misma línea del comunicado que emitió la Oficina de Imagen Institucional de Sunat, el intendente señaló dos aspectos en los que falta a la verdad y desorienta a la opinión pública.

El primero fue al señalar que el caso de la discriminación y maltrato hacia mi esposa ya estaba siendo atendido por la Defensoría del Contribuyente. Como señaló a mi esposa la propia gerente de esa dependencia, Rossana Florián, la Defensoría del Contribuyente no atiende esos casos, sino solo los relacionados a la orientación tributaria, que no es el motivo de nuestra denuncia. El señor Narro lo sabía perfectamente, pero insistió en esa información ante la prensa.

El segundo fue al indicar que la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria — Sunat ha cumplido con implementar todas las facilidades para los discapacitados, conforme establece la ley. En el comunicado, incluso, se pone el ejemplo de las rampas de acceso, cuando mi esposa no es discapacitada motora sino discapacitada sensorial (auditiva) y según el propio señor Narro (adjunto también el link de la entrevista y lo que dice en el muro de Facebook), las facilidades para los discapacitados auditivos no han sido implementadas en Sunat.

La propia gerente Florián ya nos había confirmado eso desde su primera comunicación (en la reunión con ella, no se dispuso de ningún intérprete de señas o intérprete labiolector). Es más: ya había sido evidente que esas facilidades y protocolo no están implementados desde el día de la agresión a mi esposa, puesto que el funcionario Cerrillo desconocía por completo la naturaleza del pedido de ella, quien en todo momento solicitó un intérprete de señas.

Esta segunda afirmación del señor Narro, como se ve, también falta a la verdad, pero revela además un hecho muy grave que su administración debe esclarecer y sancionar por el bien de su prestigio. En carta dirigida a su persona por la Defensoría del Pueblo, en enero de 2012, esa entidad exhorta a Sunat a implementar la Ley del Discapacitado específicamente en lo que respecta a las facilidades para que los discapacitados auditivos puedan acceder a la información en igualdad de oportunidades que cualquier otro contribuyente, que fue también desde un primer momento lo que mi esposa solicitó.

Esa carta fue respondida en febrero, en representación de Sunat, por el intendente Luis Narro, quien señala, literamente, que ya se tomaron todas las medidas para ofrecer esas facilidades y para proveer de intérpretes de señas a las oficinas de Sunat cuando así se requiera. Es decir, el señor Narro respondió a nombre de Sunat —y suyo— a otra dependencia del Estado con una información falsa.

Al margen de las dificultades que pueda tener Sunat y cualquier otra dependencia del Estado para cumplir la ley en ese aspecto (asunto que merece otra reflexión, habiendo pasado dos años desde la carta de Defensoría), lo cierto es que cuando el intendente Luis Narro derivó la investigación sobre la discriminación y maltrato que sufrió mi esposa a la Defensoría del Contribuyente sabiendo que no correspondía, y cuando intentó desacreditarla públicamente revelando información tributaria privilegiada, lo hizo con el único objeto de tender un manto de ocultamiento sobre la información falsa que él proporcionó a la Defensoría el año 2012.

No queremos pensar que además de usar recursos del Estado para ocultar su falta, el señor Narro haya llegado a algún acuerdo con el señor Cerrillo (cuyo maltrato y discriminación a mi esposa puso en evidencia que no se había implementado ninguna facilidad ni protocolo para el discapacitado auditivo en Sunat), encubriéndose mutuamente.

He intentado exponer los hechos de la manera más concreta y ateniéndome a la documentación y pruebas que también le remito. Acudimos a usted puesto que, como mi esposa y yo hemos comprobado en esta situación, en nuestro sistema público la discriminación hacia las personas con discapacidad se agrava por la debilidad estructural de las instituciones a quienes corresponde defender sus derechos (Defensoría del Pueblo, Conadis), que no cuentan ni con personal ni con presupuesto ni con herramientas coercitivas para cumplir con su labor, pese a todos los esfuerzos que realizan.

En ese contexto, la buena voluntad, el espíritu de servicio, la conciencia ciudadana y el sentido de responsabilidad y de justicia que usted manifieste en este caso como máxima autoridad de la Sunat podrían subsanar cualquier carencia que nuestro sistema presente.

De tomar usted como causa propia esta situación ocurrida a mi esposa —pero que trasciende a todo el que sufre de alguna discapacidad—, y de establecer personalmente las medidas y sanciones que correspondan, daría un ejemplo enorme a nuestro país; le devolvería la confianza perdida en que alguna vez se pueda hacer justicia en una institución pública; demostraría que los servidores públicos también pueden preocuparse primero que nada por los ciudadanos; y, sobre todo, haría que el propósito de ser un gobierno inclusivo sea mucho más que un discurso, demostraría que no es letra muerta.

Dejamos en sus manos esta denuncia y esta información. De usted depende que se haga justicia.

Atentamente

Manuel Cadenas Mujica

DNI 08112369

Mary Sáenz de Cadenas

DNI 07763970

En la siguiente galería encontrará los oficios cursados entre la Sunat y la Defensoría del Pueblo por este tema

IR A COMENTARIOS

Comentarios