Vaticinios futuristas III, por Elvira Roca-Rey

¡Como la luna llena brilla mi bola de cristal! He aquí a las fuerzas del orden ¡qué importante porcentaje de empleados! También veo a una camarilla de la administración pública (disque chambeando en los Ministerios, servicios municipales, establecimientos de educación y salud, pero lo menos posible ¿eh?). A ver, a ver… Vislumbro otro puñadito de honorables ciudadanos por aquí: ¡ah, políticos y  dirigentes religiosos! ¡Estos sí que chambean, caracoles, miren nomás qué resultados! Los políticos están todos peinados con tupido copete rubio, no se sabe de qué país son. Los Papas argentinos han sido prohibidos, descubro con estupor a uno anglicano, y tiene un Papamóbil con Ala Delta y surfboard motorizados.

En el oriente de mi bola veo un mogollón de gente concentrada en diversos sistemas: informáticos/telecomunicaciones/exploración espacial. Estos son los premiados, se la pasan bomba pues todo lo controlan jugando con el ratón Mickey en la mano. ¡Ah! ¿Y este otro grupillo? Qué interesante, parecen chinos, absortos en la fabricación de Limousines. En el mero centro de mi bola diviso a unos cuantos hipnotizados en sus afanes bancarios y bursátiles. ¡Ajá! Parece que los Bancos se han visto obligados a contratar topos a fin de horadar el subsuelo de las grandes metrópolis, puesto que ya no había lugar para guardar los lingotes de oro se han construido intricados laberintos de galerías subterráneas para ello, paralelas a la red urbana de desagüe. Mas en mi transparente bola de cristal observo que la gran mayoría está volcada en cuerpo y alma en su faena predilecta: repotenciar ad infinitum toda una gama inimaginable de armamentos/estrategias renovadas/planificación terrorista/ “tecnología de punta” etc. En este mundo del avenir virtual cualquier otro oficio es contemplado con desprecio. 

Al occidente de mi bola descubro a los abrumados por labores de reciclado de basuras, los desperdicios de 15.000 millones de habitantes se han elevado como colosales cordilleras. Mientras que otro grupo de agobiados está en el rubro de la incineración (aquí sí que se ofrecen puestos  laborales,  ya que a diario los muertos se cuentan por millones).  

Esto no es óbice para que la gente del futuro vaya a perder el sentido del humor a pesar de las circunstancias, sobre todo nosotros los latinos. Con toda seguridad seguirán modernizándose, y para estar a tono con la reality  bautizarán a sus hijos con nombres virtuales (los cuales aunque me esfuerce no soy capaz de predecir). Lo que sí puedo es brindarles a mis lectores un breve listado de inscritos que figuran en los registros públicos de distintas ciudades de Latinoamérica, (no es broma). Aunque casi seguro pertenece al siglo pasado, no obstante a partir del siguiente ejemplo podríamos tal vez intuir cómo serán los nombres que elegirán los padres de las próximas generaciones para su futura prole de gafasvidentes. Helo aquí: Disney Landia Rodriguez Juárez/ Hitler Stalin Venegas Alva/ Christmas Day Balam Koyoc/ Rocky Rambo Quispe Mamani/Al Power Martinez Romane/ James Bond Notero Coquinche/ Vanessa Erlain de la Peña Schutz/Jesucristo Hitler Flores Alava/ Rolling Hendrix Mendez Castro/US Navy Marina Pérez González/María Trade y María Gamínedes Quintanilla Segura (¿mellizas?)/Venezuela Libre Socialista Montoya Colques  (ésta lo más probable es que sea caraqueña). 

Ya sé que me van a criticar diciendo que mi bola es totalmente arbitraria, y yo les respondo que no, que todo depende del cristal con que se mire. Yo utilizo uno que encontré en una de esas tiendecitas de libros viejos y antiguallas en el barrio de Monastiraki, el tío que me la vendió me contó un cuento chino: dijo que esta bola había viajado a lomo de camello en la caravana de Marco Polo, desde Nanking hasta Persépolis, luego nadie sabe cómo habrá llegado hasta aquí.  

Compartir:

Notas Relacionadas: