728 x 90

Confesiones de una ninfómana: "Tengo 20 años y necesito tener sexo tres veces al día"

  • img
  • Por Guillermo Farfán Sangalli
  • En +18
  • 15/11/2014 - 9:46PM
  • 104672 Visitas
img

.

"Me encanta cuando un hombre me excita", así te recibe el perfil de una de las tantas chicas checas suscritas a una cuenta que ha causado polémica en las redes.

"Tengo 20 años y necesito tener sexo tres veces al día", confiesa otra, capturando likes a borbotones como si supiera dirigir su artillería justo a los más incautos. Todas las chicas que aquí postean parecen tener, más que un problema, unas inmensas ganas de tener sexo. Y si para conseguirlo hay que tratar la ninfomanía de una manera superficial y hasta graciosa, no importa. Con tal de que finalmente haya SEXO.

Mas o menos por ahí va la historia que relató Ludmila Koutnikova al diario británico The Mirror. "Es ridículo. ¿Esas chicas creen realmente que padecen de ninfomanía porque les gusta tener sexo en diferentes posiciones? ¡La ninfomanía es una verdadera enfermedad!". Como ella, no muchas mujeres que padecen de este cuadro lo toman a la ligera y, por el contrario, ven como una falta de respeto el trato que se le da al asunto en la página de Facebook bautizada como Přiznání nymfomanek, que ya tiene más de 30,000 seguidores.


Koutnikova radica en la parte sur de República Checa, en la ciudad de Brno, y confiesa que su ninfomanía comenzó cuando tenía apenas 16 años y que ha pasado ya la mitad de su vida padeciendo este desorden sin lograr detenerlo. Aunque fue tratada por psicólogos y está medicada.

The Mirror, también revela la historia de Tereza Svarcova, quien con 27 años explica lo que es tener un deseo sexual permanente: "La mayoría no sabe lo difícil que es", dijo, y agregó: "La ninfomanía destruyó mi vida y no es algo gracioso".

Las investigaciones están dirigidas a desenmascarar una supuesta red de prostitución que atrae turismo de toda Europa y cuyo enganche inicial funciona con las confesiones de chicas que no quieren nada a cambio de que satisfagan sus necesidades sexuales. Pero como toda trampa, una vez en la cita, lo primero que la chica exige es la billetera del tipo justo en el momento en que el incauto se da cuenta de que no es más que otro "cliente". 

IR A COMENTARIOS

Comentarios