728 x 90

!Ante la adversidad, peruanos unidos en torno a la mesa de trabajo y consenso!

img

Foto: gestión.pe

¡Juntos y fuertes ante la adversidad! Los peruanos, que tenemos tradición de pujanza, esfuerzo y emprendimiento, atravesamos nuevamente por un difícil  trance que no nos puede arredrar. Luego de los gravísimos  escándalos de corrupción alrededor de Odebrecht, se ha desatado una emergencia nacional por la concurrencia de un Fenómeno del Niño Costero, que afecta a todo el litoral, y por  una ola de huaicos intensa y extendida a nuevas porciones del territorio. Tenemos muertos y heridos que lamentar y cuidar, respectivamente, además de cientos de miles de  damnificados.

No es la primera vez que estamos inmersos en una crisis de tal envergadura, pues hemos sido víctimas y testigos –a veces promotores también- de varias de ellas en nuestro devenir histórico. Sin embargo, algo que nos define y caracteriza es nuestra capacidad de levantarse y salir adelante, y todo ello con un espíritu optimista y solidario, como estamos viendo en estos días con campañas y gestos personales y corporativos.

De allí nuestro llamado a la unión y al esfuerzo conjunto no solo para acudir prontamente con ayuda y en solidaridad con nuestros compatriotas damnificados, sino para empezar a preguntarnos sobre la naturaleza y alcance de estos fenómenos tan concurrentes y cíclicos, analizar qué es lo que se ha hecho mal en prevención  y planeamiento urbano, y planificar un complejo plan de reconstrucción de corto, mediano y largo plazos.

PUJANZA GASTRONÓMICA Y CLASE MEDIA

Quienes estamos más involucrados con el rubro gastronómico, y que con tanto esfuerzo e ilusión hemos sacado adelante Mistura, como una feria internacional que es una vitrina de lo mejor de nuestra comida y nuestros productos únicos, nos solidarizamos con nuestros hermanos damnificados y estaremos prestos para colaborar en la medida de nuestras posibilidades.

Una manera de hacerlo, creemos, en la búsqueda de esa brújula que nos pueda dar el norte en estos momentos aciagos, es precisamente tomar el ejemplo de la gastronomía peruana. ¿Cómo? Hemos mencionado previamente varias características que marcan nuestra identidad, a las que habría que agregar otra: los peruanos somos también amantes  y cultores de la buena comida, que cada vez gana más reconocimiento en los ámbitos regional  y mundial,

La gastronomía peruana, así, no solo es un instrumento básico de inclusión social y de creación de empleo, sino también de esfuerzo, planificación y unión: integra en su cadena desde cocineros y ayudantes hasta ganaderos, agricultores y pescadores, pasando por transportistas y proveedores de productos complementarios, en un engranaje virtuoso que constituye, junto con el turismo, un puntal de la economía nacional.

 También, y así lo demuestran las encuestas,  la gastronomía ha sido un factor preponderante en el fortalecimiento de la clase media en todas las regiones --que  crece con su propio esfuerzo, valora la educación para sus hijos y es el mejor antídoto para las políticas populistas, proteccionistas o aislacionistas--; además de constituir un acicate para nuestra autoestima nacional,  que nos enorgullece a todos.

Así, la gastronomía aparece como un instrumento de identidad cultural capaz de unirnos y de enorgullecernos; que nos demuestra que cualquier emprendimiento puede llegar a ser exitoso y ejemplar para todo el mundo. Así lo subrayan las 9 ediciones de Mistura, el hecho de que Lima es ya reconocida como la Capital Gastronómica de América, el haber obtenido, por cuarto año consecutivo, el Premio al Mejor Destino Gastronómico Mundial, y estamos en la ruta de que nuestra gastronomía sea considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

NECESITAMOS MÁS  MESAS…

Hay pues cosas que los peruanos podemos y sabemos hacer bien, pero todo eso ha requerido un previo y gran esfuerzo de poner iniciativas e ideas sobre la mesa, debatir los pros y contras,  consensuar y  hacer proyecciones y planes de ejecución. El Gobierno ha lanzado un plan para crear 150 mil puestos de trabajo, muchos de los cuales, por nuestra tradición, “know-how” y resultados recientes, podrían estar en el rubro gastronómico.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski, a cuyo gobierno le ha tocado asumir este periodo crítico, tiene la enorme responsabilidad de reconducir al país por la ruta del desarrollo, lo que exige esfuerzos titánicos, ahora  para atender las  numerosas  emergencias, pero luego de inmediato para planificar la reconstrucción con orden, transparencia y eficacia.

En tal cruzada todos debemos aportar sin mezquindad, con buena fe y con optimismo. ¡La solidaridad debe convertirse en acción y las ideas en proyectos!...

Por nuestra parte diremos que, los peruanos, que apreciamos nuestra buena comida y la buena mesa, estamos dispuestos a apoyar y sentarnos a las mesa de planificación, mesa de diálogo y mesas  de consenso para sacar adelante a nuestro Perú, que es nuestro y más grande que nuestros problemas. ¡Sí se puede!

IR A COMENTARIOS

    Comentarios