728 x 90

Entrevista a Sergio Su, terrateniente de Apolorama

  • img
  • Por Estación Colmena
  • En
  • 15/02/2016 - 07:45AM
  • 5900 Visitas
img

Foto: Sergio Su

Hoy quizás muchos estén celebrando el día del amor y la amistad, y de muchas otras cosas, pero nuestro deber con la difusión de información, cultura y entretenimiento no para.  Y hoy no es la excepción; tenemos un especial, como lo habíamos prometido desde que nuestra corresponsal se fue a tierras mexicanas. Sergio Su, terrateniente de Apolorama, un sitio lleno de experimentos, nos brindó una entrevista la cual será presentada en forma de crónica (para que no te aburras) ¡Disfruta el recorrido y no te pierdas!

Escrito por Katherine Bless Barrientos desde México

No había pensado mucho sobre qué o quién escribir en los últimos días. La sensación de frustración me hacía sentir miedo y la idea de no escribir nada era más tentativa. Para no seguir con esto, empecé a revisar mi inbox. La lista de mensajes sin leer que tenía era larga, así que comencé a leerlos uno por uno. Algunos incluían saludos, otros mensajes sin mucho sentido, pero encontré uno que me llamo la atención por la fecha tan prolongada que tenía sin leerlo (además por la persona que lo había mandado). Un amigo me había recomendado entrevistar a un conocido que residía en México. Seguí trepando por la conversación y encontré un link que decía: http://www.apolorama.com/ El nombre me había captado de inmediato, a pesar de no saber sobre qué trataba. Pinché el link y me topé con una web en la cual decía al lado del logo “Somos un laboratorio creativo”. Sin esperar más, busque quien era el director. Su nombre: Sergio Su. Lo bueno es que desde esa conversación que tuve con mi amigo, se me ocurrió agregar a Sergio al Facebook, pero no lo había contactado hasta ahora…

Al mismo tiempo que pensaba en la forma de cómo empezar la conversación, venía a mi cabeza sobre ¿Qué pasaría si él no vivía cerca de donde estoy residiendo? ¿Cómo lo encuentro? ¿Y si no tiene tiempo? Y otra vez sentí frustración. Pero no había de otra. Era arriesgar o no escribir nada. Revisé la lista de conectados a esa hora y estaba allí. Empecé a teclear, con temor, a pesar de la hora que marcaba el reloj. Envié el mensaje y cerré los ojos. Quería que todo salga bien, así como todas las cosas que me pasaban hasta ese día en México, y entonces un mensaje con respuesta afirmativa cambiaría mi estúpido estado y ahora se trataba de prepararme para ese día. La fecha acordada sería un día después de mi cumpleaños, vaya, pensé. A pasarla de manera tranquila, entonces.

Llegó el día. Eran las ocho cuando desperté. La mañana era fría y recordé la idea del café. No caería mal bajo ninguna circunstancia. Cuando llegué con unos minutos de retraso al lugar donde nos veríamos, lo reconocí de inmediato. Después de saludarnos no paramos de hablar hasta llegar al café donde lo llevaría. Me contaba sobre la ciudad mientras que yo le respondía sobre las impresiones que había tenido de esta. Al llegar a Café-to, le comenté sobre mi visita, el día anterior, al parque de diversiones Six Flags. Entonces, de manera muy rápida y divertida  remontamos a su niñez. Había nacido en México y con dos a tres semanas de nacido habría viajado a Perú para vivir en Huacho. Aprendió a leer desde los tres años pues le llamaba la atención los comics y la única manera de adquirirlos, como se lo dijo su abuelo, era aprendiendo a leer antes. Y así lo hizo. Residió allí hasta los 5 años y después se mudó a Lima donde vivió hasta los nueve para después regresar al país de su nacimiento. Desde pequeño había estado muy cerca de la tecnología gracias a su padre, así que los programas se familiarizaban con él a pesar de su corta edad. Una de las cosas más curiosas que cuenta es que no realizaba trabajos para su escuela de forma sencilla. Buscaba otros medios o formas de presentación, con programas de características muy distintas a las comunes para su formación académica. Cuando acabo la preparatoria, se dio cuenta que quería jugar béisbol profesional. Viajo a Washington para seguir esa carrera. Al llegar, notó que todo era distinto. La ciudad era inmensa y la cultura, así como el estilo de vida social que ponderaba en esos tiempos, era increíble.  Allí conoció a más latinoamericanos y compatriotas y noto que todos compartían esos estilos. Siguió con la carrera de béisbol, a pesar de seguir dedicándose a proyectos digitales distintos y sin sacarse de la cabeza los efectos que pueden darse dentro de una sociedad al percibir otros cambios en su ámbito. Tiempo después notó que aún no estaba preparado para seguir con el béisbol y decidió elegir regresar a México.

La idea de cambios sociales en las masas seguía en mente y desde la problemática de cambios culturales y sociales necesarios en su país empezó a estudiar psicología organizacional en el Tecnológico de Monterrey. Notó así que esta carrera no solo potenciaría su conocimiento a nivel de estudios sociales sino que descubriría las nuevas estrategias de emprendimiento de marcas a través de las masas. Así lidero el mercado de las marcas y emprendió grandes estrategias digitales para empresas como Bimbo y Rosetta Stone, sin dejar de lado la  pasión por un blog el cual muto a ser un laboratorio de ideas y creatividad (no le agrada la idea de ser conocido como agencia) llamado Apolorama. “En un inicio este era un colectivo de DJ’s y no tenía una dirección clara. Promocionábamos eventos y fiestas. Empezamos colgando los flyers (volantes) y las fotos de los eventos en Internet. Yo producía, y ellos hacían lo suyo. Luego decidimos incluir visitas a los museos y ya nos veíamos haciendo crónicas visuales, algunos reportajes, y pidiendo acreditaciones de prensa para cubrir ciertos eventos. Eso era lo que realmente nos gustaba, tener pases gratis”.

Apolorama es hoy un magazine de música, tecnología, cultura, eventos y proyectos tech. También es una agencia y laboratorio digital, todo un referente en Ciudad de México. El website tiene un promedio de 400 000 visitas mensuales (según el website Alexa) y su página de Facebook tiene más de 256 000 me gusta.

Sergio es mexicano, a pesar de que en su cuenta de twitter dice Made in Peru. Es un emprendedor de tiempo completo, conferencista y tallerista. Al terminar la entrevista me indica que tiene que ver unos asuntos pendientes para esa fecha y recalco en mi mente que sí, es un emprendedor con propuestas de todos lados a tiempo completos. Al retirarnos del café y despedirnos, recordé que me dijo que le encantaba andar en bicicleta “a todo lugar que voy o viajo, llevo conmigo mi bicicleta. Hay muchas cosas que observar y descubrir”. Y es cierto, que mejor medio de transporte para chocarte contra la verdadera cara de la ciudad y observar de otra manera como el tiempo se va, así como el resto de tiempo que me queda en esta ciudad.

Estación Colmena

Es un espacio dedicado a la cultura por tu bien y el nuestro. Está conformado por dos comunicadoras y chicas zukulentas, Katherine Bless y Lady Watanabe. Síguenos en Facebook como facebook.com/EstaciónColmena ¡Nos vemos!

IR A COMENTARIOS

Comentarios