728 x 90

Vaticinios futuristas I, por Elvira Roca-Rey

img

Foto: eyezen.es

Las predicciones de los visionarios afortunadamente nunca se hacen realidad, (o casi nunca, ¡así espero!) La fama de agorero que ha alcanzado con el tiempo Nostradamus no es justa, sus profecías distan mucho de los hechos precisos por ser mayormente vagas, esto se debe a que nadie le daba bola y que tampoco usaba una auténtica bola sino una palangana de agua. Sus profecías engloban infinitas interpretaciones, por el modo en que las expone tenemos la sensación que da siempre en el clavo. Sin embargo, lo que nos auguran las actuales entidades internacionales no son meras especulaciones sino la conclusión de incontables censos e investigaciones. De acuerdo a ello, y según confirmo en mi propia bola de cristal, voy a pretender pintar sucintamente pero con pinceladas muy concretas, el país de las maravillas que les espera a los más jóvenes.

Retomemos la cifra del censo poblacional citado en mi penúltimo artículo: 7.433 millones de homo sapiens sobre el planeta, a Diciembre del 2016, según la ONU. No en todas partes, pero aún subsisten una gran cantidad de comunidades y etnias que por razones religiosas, o diversas, no va a cesar de reproducirse a paso de polka. Por lo que antes de lo que canta un gallo podríamos fácilmente doblar esta suma. Si así fuese - dado que el 9.6% de la población mundial se encuentra actualmente en situación de indigencia total, sobreviviendo con apenas un 1.6 Euro al día - significa que muy pronto podríamos tener cerca de 1.500 millones de zombis, deambulando mayormente por las calles de las grandes urbes, en estado de agonía mortal.

In the other hand (hay que hablar in english si queremos estar de buenas con el patrón), por otro lado, y para cambiar hacia un tema más alentador: acaban de salir al mercado unas gafas sensacionales ¡totalmente futuristas! En su clip publicitario hasta podemos participar en la guerra intergaláctica, con estallidos de naves espaciales y todo eso que nos gusta tanto. También tienen un electrodo especial que al activarlo se te paran todos los pelos, (en el caso de que aún te quede cabeza). Mientras que los padres de esta ultra moderna generación, con el consabido tono de consentimiento con el que han educado a sus bien amados hijos, comentan desde el sofá “!Ay, ya sabes cómo son los chicos!” Pero esto es pura hipocresía, porque ellos también se han vuelto adictos a las videogafas. Entretanto los escenarios apocalípticos se suceden: ahora parecen más reales que nunca, se trata de explosiones sobre la tierra. También la música nos resulta familiar: un solo compás de 6 notas repitiéndose interminablemente anima la vida del futuro. El clip apunta especialmente a mostrar la felicidad de los gafavidentes, quienes despliegan sus seductoras sonrisas mostrando los dientes, ya que es lo único que pueden enseñar puesto que la parte superior del cráneo ha desaparecido y el resto de la cara está cubierta por las extraordinarias gafas virtuales.

Por ahora tenemos instructivos programas de holocaustos dentro de ellas, pero en un futuro muy cercano podremos inventar nuestra propia realidad, tal como en la cueva de Aladino, figúrense nomás la infinitud de probabilidades ¡mucho más enigmático que mi modesta bolita de cristal! A través de su lente cristalino podremos visualizar telenovelas marcianas y pantallas planas gigantes emergiendo de nuestro wc con pelis porno de robots. Estaremos en condiciones de crear la imagen que se nos antoje, por ejemplo: la escena del descongelamiento de 200 difuntos en la sede de la empresa Alcor, donde  gracias a la ciencia criónica preservan sus cadáveres. Pero apenas los reaniman declaran a la prensa que ese no es el futuro que ellos esperaban, y no sólo exigen que se los vuelva a congelar sino además la devolución de su dinero. 

IR A COMENTARIOS

Comentarios