728 x 90

De paso por Milán

img

Fuente: http://41.media.tumblr.com

¿Porqué en los vuelos low cost todo el mundo aplaude cuando aterriza y en los demás no? A lo mejor se ve poco elegante. Yo estaba tan contenta de volver a pisar mi amada Italia que aplaudía a rabiar, hasta que noté que todos me miraban. Llegamos temprano con mucho sol, así que il Duomo apareció ante mis ojos con las alas abiertas del ángel que preside la mañana, toda ciencia en su blanco frontis reflejada. 

Las estatuas que lo adornan se hayan en continua acción en lugar de haberse quedado congeladas en el tiempo, al contemplar el conjunto de la fachada nos da la impresión de que los santos de piedra tienen vida, y que desde hace siglos cada día ante la plaza reinician su representación teatral. Creí escuchar cantos gregorianos en su interior, alumbrada por los destellos de colores que proyectan los vitrales cerca del coro, allí me senté envuelta en una nube de incienso. El propósito del Renacimiento italiano fue el de renovar los valores heredados de la Grecia antigua ; en ese entonces la edificación de tan espléndida catedral como es il Duomo tiene que haber apuntado al estremecimiento del subconciente de ese nuevo hombre que estaba iniciando una profunda revolución en el alma europea, l’huomo dil Rinascimento.

¡ Estaba tan fresco ! Me sentía tan bien allí, en medio de las sombras y de los rayos que descendían como una bendición desde los altos vitrales, como dentro de un útero cuya bóveda sabemos inalcanzable. Pero antes de entrar había llamado particularmente mi atención la figura situada al lado izquierdo sobre la puerta principal, porque ésta tiene que haber sido con toda seguridad la inspiración de Eiffel para crear la Estatua de la Libertad, ya que es idéntica. Me aparté un poco de la cola ubicándome en un ángulo vacío para observarla mejor, al rato se me acercó la policía que vigila, embelesada estaba yo cuando avanzó el soldado para pedirme que abra el bolso. Reaccioné con una sonrisa argumentando que sin embargo no me encontraba fuera del corredor acordonado que guarda el orden de la cola, después de revisar mi bolso y descubrir sólo perfume y lápiz de labios (pues ni un celular sospechoso pudo encontrar) respondió que me había apartado demasiado del resto y que por favor regresase a mi sitio.

El individuo tiende a comportarse semejante a los quarks que componen los protones y neutrones, es decir de manera disociada y totalmente independiente, incluso a veces colisionan, mas a pesar de esta aparente anarquía la incesante actividad dentro del núcleo se realiza en forma democrática, el resultado de la sincronizada organización atómica es perfecto. Y sin embargo la sociedad humana, paradójicamente, aún no ha alcanzado el grado supremo de lo que significó para los griegos esa utopía llamada Dimocratía, « el gobierno del pueblo » (es decir, el poder de una comunidad de partículas o entes inteligentes e independientes, interactuando conjuntamente). A través de la historia hemos sido indebidamente controlados sin interrupción, pero dentro de nuestras actuales sociedades « democráticas » lo estamos más que nunca, ¡ ni un paso al lado !

En la Piazza di Mercanti había un muchacho de pelo largo y rasgos indígenas que tocaba la zampoña, idéntico a un arcángel cuzqueño, esa tonada precolombina integrada en el contexto de la antigua plaza milanesa sacudieron mi espíritu con fuerte sentimiento. Mi mente vagaba asociando olores, sabores y recuerdos de mi juventud vivida en Roma cuando escucho a un guitarrista callejero cantando « Black magic woman ». También en el tranvía me sorprendió la gran cantidad de trabajadores y empleados latinoamericanos residentes. Al seguir mi camino por la Via Dante engalanada de grandes banderas me topé con la nuestra, y un poco más adelante encontré una boutique Bio cuya vitrina mostraba bolsas de quinua.

Al final de este elegante paseo peatonal emerge el Castelo forzesco, pero como ya era tarde para visitarlo decidí seguir por la Vía dell’Orso, una alameda de árboles que va a parar a un viejo barrio con callecitas atiborradas de turistas disfrutando de las típicas terrazas pizzeras, llamado Quartiere di Brera ¡el reino de la alegría !

Si acaso a los lectores les interese conocer algunos datos sobre la Expo Internacional que visité allí, no dejen de leer mi próxima columna.

Continuará...

IR A COMENTARIOS
  • OPINIÓN

Comentarios