728 x 90

Conoce a "La Bestia Rubia", el nazi más malvado que el propio Hitler

img

Adolf Hitler ha quedado marcado como uno de los personajes más malvados de la historia. Mezclaba su locura con una gran habilidad para movilizar personas y planear estrategias que lo volvieron en un personaje totalmente aterrador. 

Sus secuaces también compartían esa afición por el poder y la crueldad aunque hubo uno que llevó la maldad a otro nivel: Reinhard Heydrich. Este sirviente nació en 1904, en una familia culta de clase media. Sus padres le transmitieron el gusto por la música y lo incentivaron a aprender a tocar el violín. Esa dedicación también la empleó para exterminar seres humanos, como quedó demostrado en la Segunda Guerra Mundial.

La introducción de Heydrich al nazismo se produjo a sus 16 años, cuando integró una de las unidades de voluntarios. Odiaba el bolchevismo y la revolución. Aspiraba llegar alto y tener poder. En 1922 postuló a la marina aunque fue expulsado en 1931 por dejar embarazada a una de las hijas de un director influyente.

Heydrich se casó con una mujer llamada Lina von Osten, una admiradora del nazismo. Él tenía una apariencia particular; alto, rubio, de pelo muy liso. Algunos lo llamaban “Delfín”, aunque ese era el apodo más inocente que tuvo pues Hitler lo llamó “El Hombre del Corazón de Hierro” y no paraba de recalcar lo indispensable que era para el Reich.

La carrera notable de este hombre lo hizo ascender a la jefatura de policía de la organización militar nazi. Y junto a Himmler, uno de los miembros más importantes de las SS, se hicieron con el poder de la Gestapo y la Policía Criminal.

La “Bestia Rubia” era tan temida como odiada. Lideró los actos más violentos y nadie podía hacerle demostrar bondad, solo lloraba cuando tocaba el violín. Heydrich tenía ideas malignas sobre cómo asesinar en masa y deshacerse de los cuerpos. A él le interesaba la exterminación masiva de los eslavos, judíos, homosexuales y gitanos y eslo lo dejó en claro en una reunión del 20 de enero de 1942, donde anunció a un grupo de 14 nazis de cargos elevados, que él estaba a cargo de coordinar las medidas para la solución de la “cuestión judía”.

Este líder nazi murió en Praga (capital de la entonces Checoslovaquia) por una operación planeada por el gobierno checo exiliado en Londres. Quienes le dieron muerte fueron Josef Gabcík y Jan Kubis, ellos se lanzaron en paracaídas a las afueras de la ciudad y cuando lo tuvieron cerca lo atacaron con granadas y metralletas. Pese a las heridas, el "Delfín" se bajó del coche y persiguió a sus atacantes con unas pistolas hasta que las fuerzas se le acabaron y falleció.

IR A COMENTARIOS

Comentarios