728 x 90

Perú, ombligo del mundo: Sí a la apertura; no al proteccionismo

img

Foto: elcomercio.pe

¡El Perú por todo lo alto! La XXIV Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica (APEC) ha sido, desde todo punto de vista, un éxito y un golazo del Perú, que por unos días se convirtió en el ombligo del mundo. 

Desde la impecable organización hasta el ambiente distendido, de camaradería y cooperación, así como por la investidura y calidad de los invitados y la trascendencia de las conclusiones, nuestro país se ha reafirmado, es la segunda vez que la cobija, como un anfitrión de polendas para este tipo de cumbres, y el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha estado a la altura de las circunstancias.

Hay que felicitar al equipo organizador, que inició sus labores en el gobierno anterior, y que, encabezado por la vicepresidenta Mercedes Araóz, pudo armar este certamen sin contratiempos de seguridad ni de ningún otro tipo. Cuando coincidían en Lima los jefes de Estado de 21 naciones, entre ellos los poderosos líderes Barack Obama, Xi Jin-ping, Vladimir Putin, Shinzo Abe, así como empresarios de grandes corporaciones, este era un aspecto fundamental.

Eso no es todo. Debe destacarse el interesante programa de entretenimiento y difusión cultural y gastronómica que se preparó para los invitados y periodistas, que quedaron maravillados con los espectáculos de baile, música, que ilustran la historia peruana, así como por nuestra rica variedad gastronómica y por nuestro pisco, vinos y cervezas artesanales. 

Claro que no todo fue color de rosa. A propósito, fue realmente recusable que algunos frentes, como el de los poblados adyacentes a Machu Picchu, amenazaran con cerrar el acceso a esta maravilla del mundo para chantajear al Gobierno, durante la cumbre de la APEC, con un excesivo pliego de reclamos. Fue necesaria la presencia de las más altas autoridades del Gobierno para lograr una tregua de diez días. El diálogo tiene que prevalecer para garantizar el interés nacional, resolver las demandas legítimas y desechar los pedidos absurdos.

APERTURA COMERCIAL, INNOVACIÓN Y CONECTIVIDAD

En cuanto a la agenda y conclusiones de la cumbre, han sido muy positivos. Primeramente, se ha reafirmado, casi por unanimidad, el mensaje y la voluntad de integración y apertura comercial de los miembros, y se ha rechazado los atisbos de proteccionismo que asoman en algunas latitudes, como en el propio Estados Unidos, con el presidente electo Donald Trump, que coinciden paradójicamente con las consignas trasnochadas de la izquierda recalcitrante aquí y allá.

Como bien lo ha subrayado nuestro presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien se ha alzado como un líder en esta cruzada,  “el comercio internacional es fundamental para la prosperidad del mundo”, y así lo demuestra el dinamismo de APEC y la evolución económica del Perú mismo en los últimos años. Según el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros,”ahora tenemos 18 acuerdos comerciales con 52 países, un mercado de más de 3,000 millones de habitantes. En términos prácticos, el Perú deja de ser un mercado de 31 millones de peruanos para contar con un mercado de 3,000 millones de ciudadanos. Podemos exportar a todos estos países con preferencias arancelarias o sin pagar aranceles”.

Luego, se ha reafirmado la esencia de la APEC,  que engloba el 57% del PBI mundial,  y reúne a 21 economías de la cuenca del Pacífico, incluidos Estados Unidos, China, Rusia y Japón. Más aún, se ha puesto sobre la mesa la iniciativa de crear un Área de Libre Comercio de la APEC (FTAAP - Free Trade Area of Asia Pacific), lo que tiene alta significación en la actual coyuntura geopolítica mundial, cuando está pendiente de ejecución el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que no incluye a China,  y que ha sido cuestionado por el presidente electo estadounidense Trump, que hizo del proteccionismo radical una bandera de su discurso de campaña.

Llama positivamente la atención que todos los participantes de la APEC, entre ellos el presidente chino, que lidera la segunda economía mundial y es el segundo socio comercial del Perú, hayan coincidido en la necesidad de abrir fronteras para el comercio y derribar barreras arancelarias. Esto transmite un claro y directo mensaje a quienes quieren ir contra el sentido de la historia y retomar políticas proteccionistas y ultranacionalistas, que solo llevan a la desconfianza, el atraso y la pobreza.

EL CICLÓN DE FACEBOOK

Complementariamente, y como debe ser, otros temas que marcaron la agenda de esta APEC fueron la innovación y la conectividad, así como la preocupación por el cambio climático y la seguridad alimentaria, como herramientas fundamentales que acompañen la política de mercados abiertos y  el gran objetivo del desarrollo inclusivo.

Gran acogida tuvo la conferencia del fundador y  CEO (Chief Executive Officer),  de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, quien hizo una defensa cerrada de la investigación, el emprendedurismo, la conectividad, la educación personalizada aprovechando las herramientas cibernéticas y la comunicación abierta al alcance de todos. Si el mundo no avanza en este sentido, concordamos, estaremos condenando a gran parte de la población a la alienación, el atraso y el subdesarrollo.

MÁS INVERSIONES… EL PERÚ  EN LA MIRA DEL MUNDO

Culminada la cumbre de la APEC, podemos decir que el Perú ha salido ganando, y debemos aprovechar esta viada positiva, que no es un éxito solo del Gobierno, que ha afirmado su legitimidad y su liderazgo en la región, sino de todos los peruanos.

Además de haber mejorado nuestra imagen, se ha ratificado que estamos en el buen camino de la apertura comercial y los TLC, y se ha aprovechado además para suscribir convenios con varios países y atraer nuevas inversiones. 

Queda ahora un arduo camino para consolidar lo avanzado. Ello implica subsanar el déficit de infraestructura, de 60 mil millones de dólares; lograr que los acuerdos se concreten y beneficien a la pequeña empresa y fomenten el empleo; avanzar en la institucionalidad democrática y la seguridad jurídica y el derribamiento de barreras burocráticas; y tender puentes con la oposición para sacar adelante el país y resolver, entre otras cosas,  los remanentes conflictos sociales. 

Muchos buenos recuerdos quedan de esta cumbre, que demostró que cuando estamos unidos y queremos, podemos hacer bien las cosas. Ha sido gratificante ver a congresistas del oficialismo y de la oposición dialogando amenamente y participando en los diversos actos de la cumbre, poniendo por delante el rojo y blanco del Perú. Esperemos que este buen ánimo perdure cuando se apaguen los flashes y se guarden los fotochecks de la APEC, por amor al país. ¡Sí se puede! ¡Salud por el Perú, con pisco, cerveza y vino peruanos!

IR A COMENTARIOS

    Comentarios