728 x 90

¿Por qué castigar con cárcel en cuestión de horas ya no parece tan buena idea?

img

Foto: planetacurioso.com

En diciembre pasado muchos se sorprendieron al ver como Silvana Buscaglia Zapler era condenada a 6 años y 8 meses de prisión en solo cuestión de días por agredir a un policía. Lo que ayudó a agilizar la condena se debió a que la agresión fue grabada. La rapidez del proceso también fue gracias al endurecimiento de la Ley de Flagrancia, la que desde noviembre pasado dispone que si una persona es encontrada 'in fraganti' los fiscales están obligados a exigir que se inicie un proceso inmediato, para que luego el juez abra un proceso y en cuestión de horas se dicte una condena.

Sin embargo, esta media -aplaudida por muchos- dejaba algunas preguntas en el aire. ¿Habrá suficiente espacio en las cárceles para recluir a tantos condenados? ¿Hay presupuesto para darles de comer?

Recientemente, el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Julio Magán, indicó que el cumplimiento de la Ley de Flagrancia hará que las cárceles, que ya están hacinadas, terminen por colapsar. 

"Si nos ponemos a hacer un ejercicio, que ingresarían 10 internos por cada órgano jurisdiccional al mes- como se ha anunciado-, estaríamos hablando de 1,500 internos adicionales nuevos, si lo proyectamos al año, hablamos de 17 mil internos. ¿Dónde vamos a poner a estas personas? Ya el sistema penitenciario  está colapsado", dijo Magán al ser consultado en el programa Cuarto Poder. 

Conforme a la Ley de Flagrancia, actualmente se han implementado 126 juzgados de flagrancia.

Magán hizo un llamado a las autoridades del Poder Judicial, que el próximo jueves 21 se reunirán, para que busquen la forma de reorientar la imposición de penas privativas. Es decir, busquen aplicar penas alternativas, entre ellas, arrestos de fin de semana o trabajo comunitario. 

Penas excesivas

Al respecto de este tema, Leonardo Caparrós, exviceministro de Justicia, ha indicado que la ley ha revelado que en nuestro país se están aplicando penas excesivas. 

"(La aplicación de) esta norma nos está revelando que tenemos penas excesivas, que se ha manoseado el Código Penal y que por temas mediáticos se han elevado las penas", dijo Caparrós, citado por La República. 

Cárceles abarrotadas 

De acuerdo a Caparrós, existen 67 establecimientos penitenciarios que tienen la capacidad para albergar a 33 mil 300 delincuentes. Sin embargo, estos albergan a 76 mil 400 reos. Es decir, actualmente acogen a más del doble de personas que su capacidad lo permite. 

"¿A dónde van a ir a parar los sentenciados con la nueva ley de flagrancia, si en las cárceles no hay lugar para uno más?", se pregunta el exviceministro. 

¿Y cuál sería la solución? Quizá se debió pensar un poco más en los castigos que se le impondrían a quienes infrinjan las leyes, pues para el psicoanalista Jorge Bruce, no todos los sentenciados por conductas antisociales deberían acabar en la cárcel. Los castigos alternativos podrían ser una buena opción para aquellas personas y también para aliviar la congestión en los centros penitenciarios. 

También te puede interesar...

"El calentamiento global está dejando muchos desamparados".

Posted by on 

[VIDEO] ¿Qué es la consulta previa? ¿Por qué es importante? ¿Es mala idea no implementarla?Lo dicho anoche por Julio...

Posted by on 

IR A COMENTARIOS

Comentarios