728 x 90

Clandestinos: frases tristemente célebres de nuestros prófugos favoritos

img

Foto: abelcornejo.com.ar

En el Perú ser prófugo ya alcanzó la condición de hobby. El problema para el prófugo de turno es defenderse desde la clandestinidad, y al mismo tiempo seguir siendo portada, seguir siendo noticia. Es difícil, de hecho, no es algo que todos nuestros prófugos dominen. Aquí te presentamos algunas de las frases celebres de nuestros más famosos prófugos y (algunos de ellos luego pasaron a ocupar un sitio tras sus respectivas celdas), empezando por Martín Belaunde Lossio, quien ayer arremetió contra todos sus acusadores. 

1. Martín Belaunde Lossio: "Dímelo en mi cara".

Desde la clandestinidad, el empresario Martín Belaunde Lossio atacó a todos aquellos que lo han cuestionado por el trmendo lobby que habría hecho para favorecer a la empresa español Antalsis. En declaraciones a 'America Noticias' amenazó con ir al Congreso y 'pechar' a quien niegue ser su amigo:

"Si me invitan al Congreso, voy a ir las veces que sean necesarias a dar todas las explicaciones que quieran y que, en mi cara, digan que no me conocen o que no han conversado conmigo o que soy un fanfarrón". 

Luego quiso voltear la torta y hasta se arrepintió de su amistad con la pareja presidencial:

"Lo peor que me puede haber pasado es haber sido o ser amigo de la pareja presidencial. Esa amistad a mí me está perjudicando. Creo que la única razón por la que me persiguen en por ser amigo de la pareja presidencial"

2. Rodolfo Orellana: "No siempre las cosas funcionan de acuerdo a la ley".

Este empresario y abogado, implicado en el caso 'La centralita', sobre quien pesa una orden de captura por estar acusado de liderar una organización criminal dedicada al lavado de activos, se achoró y a través de una carta pidió explicaciones al ministro del Interior, Daniel Urresti, por la intervención de la casa donde vive su esposa, ubicada en Pozuzo, Oxapampa (Pasco).

"Provistos de armas de guerra de largo alcance, por lo menos una veintena de militares uniformados ingresaron la tarde del último domingo a la vivienda (...) sin portar orden judicial y rompieron a la fuerza (la puerta), reteniendo todo lo que se encontraba dentro del domicilio (...) No importó que dentro de la casa se encontrara mi hija, a quien los miembros del Ejército, aunque parezca increíble, interrogaron con gritos, preguntándole si conocía mi paradero, a pesar que mi hija solo tiene tres años. Lo mismo hicieron con los ancianos padres de mi pareja durante las más tres horas que permanecieron en el domicilio".

Por cierto, el único 'error' que hasta ahora ha reconocido fue es haberse mechado con montones de periodistas: 

"Cometí un error grave, yo no debí pelearme con el periodismo, porque ellos tienen la ventaja de poder decir las cosas a su manera. Yo como abogado pensaba que si alguien insulta, que lo pruebe ante un juez, pero no siempre las cosas funcionan de acuerdo a la ley."

3. Benedicto Jiménez: "Ojalá que todo me vaya muy bien".

El coronel de la Policía en retiro Benedicto Jiménez, operador de Orellana, también fue otro que se dio a la fuga luego de que ordenaran 18 meses de prisión preventiva en su contra. Desde Arequipa, lugar donde se escondía, Jiménez se comunicaba con su abogada Lizeth Orihuela. Una de esas conversaciones reveladas por 'Cuarto Poder' demostró que Jiménez y Orihuela celebraban la noticia de que el titular de la Sala Penal Permanente, Javier Villa Stein, iba a revisar un recurso de casación, presentado por Jiménez, para que afronte el proceso penal en libertad. 


"Doctor (Jiménez), ¿preparado para una buena noticia? Han admitido el recurso de casación. ¿Sabe a qué sala va? ¡A la de Villa Stein! ¡Tenemos a Villa Stein y (al vocal José) Neyra!", dice la abogada a Jiménez, quien responde: "Qué buena noticia, ojalá que todo vaya muy bien".


"Soy un procesado político", dijo Jiménez después de haber sido capturado en Arequipa

4. Alberto Fujimori: "Mi decisión es retomar el escenario político del Perú".

Al descubrirse los escándalos de corrupción cometidos durante su gobierno, Alberto Fujimori escapó a Japón a fines del año 2000, desde donde renunció por fax. Poco después, postuló sin éxito al Senado japonés. En declaraciones a la cadena BBC Mundo, en 2005, dio a conocer sus intenciones de regresar al Perú para postular a las elecciones presidenciales de 2006 (bien 'carepalo'). 

"Mi decisión es retornar al escenario político del Perú y participar en las próximas elecciones generales del 2006", 

5. Vladimiro Montesinos: "Tengo videos".

Al igual que Alberto Fujimori, su exasesor Vladimiro Montesinos también escapó del país por los escándalos de corrupción. Primero huyó a Panamá y luego se refugió en Venezuela, donde en junio de 2001 fue capturado y extraditado al Perú. Actualmente se encuentra recluido en la Base Naval del Callao.

"Yo tengo grabados videos desde el año ‘90. Están en Lima y son cerca de 30 mil. Tengo videos en que aparecen empresarios, diplomáticos norteamericanos, rusos y europeos, que si los saco se produciría una crisis internacional", fueron las declaraciones de Montesinos. Más de uno tembló. 

6. José Enrique Crousillat: "He tomado la decisión de estar en la clandestinidad".

Empresario y productor de televisión. Él escapó a Argentina luego de que a través de los llamados 'vladivideos' se diera cuenta de que recibió grandes cantidades de dinero de Vladimiro Montesinos para cambiar la línea editorial de América Televisión, con el objetivo obvio de apoyar la campaña de reelección de Alberto Fujimori. 

Crousillat permaneció varios años escondido en Argentina, hasta que en mayo de 2006 fue extraditado junto a su hijo, José Francisco. 

Mientras se encontraba prófugo dijo, a través de un video difundido por Panamericana Televisión, que era un "perseguido político" y además aseguró que recurriría a tribunales internacionales para que se cumplan sus derechos.

"He tomado la decisión de estar en la clandestinidad y soy consciente de lo que eso significa, en riesgo de mi salud, alejado de mi familia y sin la posibilidad de poder empezar desde cero lo que con tantos años y esfuerzo me demandó. Me considero un perseguido político y pido a los organismos internacionales que sigan con prontitud estos hechos que conculcan mi libertad y la defensa legal que me corresponde".



7. Rómulo León Alegría: "No hay delito, solo hay escándalo".


León Alegría se vio envuelto en el escándalo de los 'petroaudios', que se dio a conocer en 2008 (durante el segundo gobierno aprista). En los audios se conoció su participación en la concesión de cinco lotes petroleros para la empresa noruega Discover Petroleum. El hecho motivó a que todo el gabinete presidido por Jorge del Castillo renuncie. 

Esto fue lo que nos dijo el papá de Luciana León desde donde estaba escondido:

"Señoras y señores, en este asunto de los 'petroaudios' no hay delito, solo hay escándalo. No hay delito porque no me he coludido con nadie para delinquir, no he ofrecido ni me ha sido solicitado dinero alguno para obtener una determinada decisión (...) En este asunto asolo hay escándalo", dijo desde la clandestinidad. 


8. Roberto Martínez 

El exfutbolista se dio a la fuga después de que se ordenara su detención por el delito de violación del secreto de las comunicaciones, en la modalidad de interceptación o escucha telefónica. Como se recuerda, Martínez fue acusado de chuponear al titular del Gobierno Regional del Callao, Félix Moreno.


"El que nada debe nada teme", fueron las palabras que le dijo Martínez a su expareja Vanessa Terkes, con quien mantenía contacto mientras estaba prófugo. 

Ahora, como si nada, se pasea de canal en canal. En el Perú, ser prófugo te hace buena fama.

IR A COMENTARIOS
  • alberto fujimori,
  • vladimiro montesinos,
  • rómulo león
  • POLÍTICA

Comentarios