728 x 90

La historia no debe repetirse III, por Elvira Roca-Rey

img

Foto: 20m.es/referencial

El 25 de Octubre toda Grecia ha amanecido embanderada, en las plazas públicas y en los balcones de las casas ondea orgullosa la bandera azul y blanca, es curiosa su historia pues era utilizada únicamente por la marina mercante, tiene nueve franjas paralelas, sugiriendo las olas, y cada una de ellas representa una de las nueve sílabas del lema “Elevzería i zanatos”, que significa “Libertad o muerte”. Resulta paradójico que fuese un régimen de tipo fascista que asumió el poder en 1967 el que la adoptó, precisamente cuando la palabra Libertad se desvaneció y más se escuchaba la palabra Muerte, hasta la caída de la Junta Militar Griega en 1974. Un año más tarde fue sustituida por la antigua bandera azul con una cruz blanca, que representa a la iglesia ortodoxa griega, sin embargo en 1978 fue restituida.

Hoy hemos visto muchos desfiles militares por toda la nación, a excepción de Atenas, aquí sólo marchan los estudiantes vestidos de azul y blanco. Esta fecha significa una nueva victoria de la Libertad, y es tan celebrada como el mismísimo 25 de Marzo, día de la Independencia Nacional que señala el inicio de la lucha del pueblo griego contra su opresor, el Imperio Otomano. La Hélade obtiene la victoria en el año de 1821, coincidiendo con la del Perú. Empero, el 25 de Octubre está más vinculado a la época actual, aún está fresco en la memoria de los abuelos griegos, porque lo han vivido. El “Día del NO” (el “Mera tu Oji”) fue el día en que el Coronel Ioannis Metaxás le dijo “¡NO!” a Mussolini. En plena Guerra Mundial se enfrentaban ambos ejércitos en la frontera greco-albanesa, los soldados escuchaban las canciones de Sofia Vembo exaltando el patriotismo, las mismas que estoy escuchando en estos momentos por la radio, y las oigo con verdadera emoción pues fueron muy valientes aquellas tropas helenas, desde 1940 hasta 1941, un invierno crudelísimo en las montañas. Pero Metaxás le había respondido al ultimátum de rendición que le entregó el Embajador de Italia en Atenas un rotundo “!No pasarán!”.

Y fue apoyado por todo el pueblo, lo que significaba una especie de suicidio colectivo, pues todos tenían plena conciencia de que no sólo tendrían que enfrentar a Mussolini sino además a la Alemania nazi, que ya había arrasado con países enteros, derrotando a otras tropas mucho más poderosas que la griega. Este inesperado giro de la guerra obligó a Hitler a desviar sus tropas desde el frente ruso, a fin de usarlas para detener el avance griego en Albania, hecho que dio tiempo a los rusos permitiéndoles reconstituir sus tropas, produciendo así la primera derrota de la que hasta entonces había sido la invicta Werhmacht.

Mas sucedió que sí pasaron (no sólo los italianos sino también los alemanes) el 23 de abril del 41. Sin embargo fueron muy pocos los griegos que colaboraron con el invasor, apenas tres años más tarde el espíritu de amor a su patria que caracteriza a este pueblo consiguió para sorpresa del mundo una milagrosa victoria sobre su enemigo, a pesar de que las tropas nazis y fascistas eran de una superioridad aplastante, lograron sacarlos de su país. Esta reducida tropa muerta de hambre y de frío, pero fiel a sus héroes antiguos, cambió el rumbo de la historia mundial.

Stylianos Patakós, el último coronel del triunvirato militar que gobernó Grecia con rienda fascista hasta 1974, acaba de morir en su casa, rodeado de su familia y admiradores, a los 104 años de edad, a pesar de lo cual hace no mucho tiempo, antes de perder la conciencia, pudo exclamar: “no me arrepiento de nada”. El partido neo-nazi griego “Amanecer Dorado”, con varios años de vida y una larga lista de detenciones por delitos de violencia, con un museo de “recuerdos” del nazismo (el mismo que afortunadamente fue clausurado y expropiado), furibundo defensor del mencionado triunvirato de coroneles al que perteneció Patakós, este partido fascista de ideología virulenta, abiertamente racista y anti-inmigratoria, tiene sus contradicciones, pues sus miembros han manifestado en repetidas ocasiones su gran admiración por el ex dictador Metaxós, quien significó un factor fundamental para la derrota de Hitler. En fin, en el 2012 obtuvo ante “el Consejo de los Helenos” (el Parlamento griego) nada menos que el 7% de la votación, con 21 diputados, hoy en día tienen una representación apenas inferior. Los crímenes racistas contra inmigrantes han empezado a multiplicarse en Atenas y en ciertas islas donde llegan las balsas de los refugiados.

El barrio londinense de Harlow es multiracial, pero especialmente vive allí una numerosa colonia de obreros polacos, acaban de asesinar la semana pasada a un infeliz trabajador de esta comunidad. El desdichado joven al finalizar sus labores había ido al pub de su barrio cuando le salió al paso una pandilla neo-nazi. Los crímenes racistas en Londres están a la orden del día, y emulando a Hitler se las tienen jurada a los pobres polacos, pero además: a los latinos, negros, asiáticos, etc. Digamos que odian a todos los que no tuvimos “la suerte” de ser blancos y de nacer en tierras de Britania.  ¿Dónde va a ir a parar esta escalada mundial de las fuerzas tenebrosas mientras seguimos contemplando a las musarañas?  

IR A COMENTARIOS

Comentarios